LA OBRA MARTIANA EN LA ENSEÑANZA DE LA HISTORIA
Villa Clara con Todos
Artículos más Leídos
Artículos más Actuales
16 - 12 - 2017
Aviso
  • La cuenta de Invitado no está configurada correctamente. Por favor establezca la opción 'Nombre de usuario invitado' de manera que corresponda a un nombre de usuario registrado. guest_username="Invitado"

    --
    yvComment solution, version="2.00.4"

LA OBRA MARTIANA EN LA ENSEÑANZA DE LA HISTORIA

Ratio:  / 1
MaloBueno 

Las transformaciones educacionales que se están desarrollando en la Secundaria Básica se presentan en correspondencia con los actuales escenarios en que se desarrolla la educación cubana, matizada por los cambios socioeconómicos que se han ido desarrollando de manera vertiginosa en nuestro país y a nivel mundial.

 

 Se aspira a que cada centro educacional del nivel secundario, se acerque al encargo social que reclama la sociedad cubana. Para cumplir con este reto se  declara en el modelo de Secundaria Básica  como  fin de la enseñanza: la formación integral de un joven con orientaciones valorativas que le permitan su autodeterminación en diferentes esferas de la vida; que piense, que actúe y sienta en correspondencia con los valores de la Revolución. Se plantea el cumplimiento de actividades docentes y extradocentes que permitan preparar al joven para el cumplimiento de sus futuros roles de ciudadano partiendo del estudio de todo lo valioso del pensamiento progresista y revolucionario, universal, latinoamericano y cubano, que tiene como máxima expresión la figura de José Martí  en la que todos los educadores necesitan mayor conocimiento, preparación y profundización.

 

La Secundaria Básica en Cuba ha estado sujeta a un proceso de cambios a partir del curso 99-2000 que pretenden dar continuidad a los procesos de perfeccionamiento anteriores de la educación revolucionaria y adecuar la labor de los centros docentes a los nuevos escenarios en que se desarrollan. Entre otras áreas se declaró la necesidad de transformar el proceso de enseñanza aprendizaje en una búsqueda de mayor integración entre las disciplinas a partir de los Programas Directores y el cambio en la dirección del aprendizaje, los cambios curriculares y otros que nos han llevado hasta la implementación de un nuevo modelo para lo cual se necesita la preparación continua de los profesores.

Por tal razón los objetivos formativos generales y de cada grado se relacionan con la formación de: el patriotismo, incluyendo como pensamiento rector el pensamiento martiano; y de una conducta jurídica consecuente ; de una orientación vocacional en función de la necesidades sociales , de una correcta actitud hacia el medio ambiente, de conocimientos y habilidades que les permitan la solución de problemas propios de las diferentes asignaturas, y de la vida cotidiana, de una motivación consecuente del estudio individual y colectivo, de una cultura laboral y tecnológica; de conocimientos sobre las manifestaciones artísticas y literarias, exponentes significativos de la cultura y de correctos hábitos de convivencia, salud física y mental.

El Modelo de la Secundaria  tiene como fin  la formación básica e integral del adolescente cubano, sobre la base de una cultura general que le permita estar plenamente identificado con su nacionalidad y patriotismo. El conocer y entender su pasado, le permitirá enfrentar su  presente y su preparación futura, para adoptar de manera consciente la opción del socialismo, que garantice la defensa de las conquistas  sociales y la continuidad de la obra de la  Revolución, en sus formas de sentir, de pensar y de actuar.

En la declaración de los objetivos formativos generales están  presentes los que responden a la formación de las nuevas generaciones en las concepciones martianas, entre esos objetivos se plantea:  

-  demostrar  su patriotismo expresado en el rechazo al capitalismo y en la adopción consciente de la opción socialista cubana, el amor y respeto a los símbolos nacionales, a los héroes y mártires de la Patria, a los combatientes de la Revolución y a los ideales y ejemplo de Martí, el Che y Fidel como paradigmas del pensamiento revolucionario cubano.

También los objetivos formativos de los diferentes grados reflejan la importancia de la utilización de textos martianos en la enseñanza de la Historia y la necesidad de la preparación del profesor. Este tiene la importantísima tarea de lograr en sus educandos el cumplimiento de los objetivos formativos generales al concluir el nivel en el cumplimiento de las tareas asignadas, para cumplir con dichos objetivos es importante la sistemática preparación de los profesores en su desempeño profesional.

 Es la obra  martiana  uno de los paradigmas de la cultura de nuestra América la que posee un caudal inagotable de sabiduría y eticidad, de  los ejes integradores de las asignaturas del currículo de la escuela Secundaria Básica.

Constituye una potencialidad en el proceso de transformaciones de la Secundaria Básica  y elemento clave para el cumplimiento de los contenidos  formativos que el profesor conozca y emplee en su labor los textos martianos para la  enseñanza de la Historia haciéndolo con la mayor efectividad y preparación para lo cual debe dominar los fundamentos del sistema simbólico martiano, sus concepciones éticas, sus referencias históricas y los procedimientos metodológicos. Decía Fidel “Para nosotros, la Historia, más que una minuciosa y pormenorizada crónica  de la vida es base y sostén para la elevación de su ideología y de su conciencia es instrumento y vehículo de la Revolución”.

En otro momento plantea:

“Sin un sólido conocimiento de la Historia, de su contenido no puede existir proyección pedagógica confiable  y mucho menos contribuir a la formación de sentimientos y convicciones. Es el contenido y su potencial educativo quien nos propicia trabajar en función de la educación política, ideológica, y moral de ahí la importancia del conocimiento de la historia.”(VIII Seminario Nacional para Educadores)

El propio Martí le atribuía gran importancia al conocimiento y estudio de la Historia y en su obra la Historia está presente, al respecto expresó:

“¿Cómo hemos de llegar al conocimiento de la humanidad futura y probable sin el conocimiento exacto de la humanidad presente y pasada?” (Martí Pérez, José OC. Tomo XXI, 75), viendo la utilidad del conocimiento para el presente y el porvenir.

¿Cómo ha de conocerse la Historia?

La historia ha de conocerse “desnuda” “cronológica” no puede ser una propaganda, ni una excitación (Martí Pérez, José Oc. tomo VII, 145), para Martí la historia nunca debe ser estéril, ve la objetividad en los procesos históricos.

En los diferentes programas de Historia que se imparten en la Secundaria Básica se sugiere entre los objetivos generales de la asignatura la utilización de la obra martiana como fuente para la enseñanza de la Historia, todos los educadores deben saber dirigir el aprendizaje de lo histórico y dominar con profundidad aquellos textos martianos recomendados  en los programas de Historia como son:

En  la Edad de Oro:

-     La historia del hombre contada por sus casas donde describe el modo de vida cultural general de la sociedad humana.

-     Las Ruinas Indias donde describe el desarrollo alcanzado por América  en sus tiempos más antiguos como civilización  y cómo fue interrumpido por la conquista y colonización europea.

-     La Exposición de París donde refiere el desarrollo alcanzado en los diferentes países en los primeros años de la época moderna  y las causas y resultados de la revolución francesa

-     Tres Héroes donde valora el significativo papel de las personalidades más destacadas en las luchas de independencia de América hispana y sus concepciones sobre la libertad, el decoro y el héroe

-     La Ilíada de Homero  donde habla de la guerra de los griegos y los troyanos, del lugar de los dioses en aquella sociedad y otros preceptos éticos.

En el Cuaderno Martiano II, los textos patrióticos referidos a hechos de la Guerra de los Diez Años y la semblanza de algunos patriotas como Antonio Maceo, Máximo Gómez, Céspedes, Agramonte y otros.

En sus crónicas de la historia Martí destaca personalidades, procesos causales y temporales, un elemento formativo fundamental fue el conocimiento de la Historia Universal donde captó las transformaciones que en el mundo se llevaron a cabo y las analizó con un lúcido historicismo. Consideró de significada importancia el estudio de la Historia de América, en sus textos resalta las luchas de los pueblos por su independencia, el papel de los hombres (personalidades) en su lucha contra la opresión, de los héroes latinoamericanos que se que se enfrentaron a la opresión,    su heroísmo, el amor a la patria cuando plantea”…así se debe querer a la tierra en que uno nace: con firmeza, con ternura” (Martí Pérez, José OC. Tomo XVIII).  Analiza también los acontecimientos que le antecedieron en el tiempo y prevé el futuro de la humanidad.

El propio Martí le concede gran importancia al conocimiento y enseñanza de la  Historia, el pasado para él no es solo el recuerdo más o menos lejano, es el pasado y presente de la patria, en su obra se expresa lo ético y lo estético, la esencia altruista de su pensamiento en total correspondencia con su modo de actuación, su obra tiene un lenguaje peculiar cargado de  símbolos.   Por lo que se hace indispensable la preparación de los profesores en  el trabajo con los textos martianos para la enseñanza de la Historia y así obtener  los conocimientos necesarios para proceder eficientemente con dichos textos inculcando en sus estudiantes su preocupación por una cultura martiana.

En los textos martianos se pueden encontrar  biografía, historia, ética y política de su tiempo; marcan rumbo a los luchadores honestos de diferentes generaciones en post de la liberación nacional y la revolución social. Su contenido muestra que es más que el guía de la Revolución del 95, es además quien avizoró la tarea revolucionaria que hoy se realiza en Cuba y la Revolución que se debía hacer en Latinoamérica. En general constituye una fuente inagotable para el conocimiento y la reflexión, nada de lo planteado en ellos es ajeno al mejoramiento humano, giran en torno al supremo valor del patriotismo y tienen como propósito fundar un cuerpo de valores sobre la base de la ética humanística, con su valor supremo, el decoro.

En medio de todo este quehacer ha sido la obra  martiana el hilo conductor utilizado para la educación de nuestros niños, adolescentes y jóvenes  ya que Martí resumió y representó genuinamente la herencia patriótica de sus antepasados y contribuyó a la consolidación de la nación cubana.  

Enseñó que patria no es la  idea egoísta y sórdida de dominación y avaricia, sino algo más que pedazos de terrenos sin libertad y sin vida o derecho impuesto a la fuerza, expresó que: “Patria es comunidad de intereses, unidad de tradiciones, unidad de fines, fusión dulcísima y consoladora de amores y esperanzas”. (Martí, José. Carta, 25-3-1895)

Muchos estudiosos de los textos martianos se han referido a su tratamiento y también muchos documentos recogen la necesidad de realizar el trabajo con dichos textos. Existen documentos de carácter especifico como los Cuadernos Martianos: Cuaderno Martiano I  destinado a la enseñanza primaria y trata cuentos de La Edad de Oro, poesías del Ismaelillo y Versos Sencillos y pone su acento en la imaginación. El Cuaderno Martiano II surge en 1997, su esencia gira respecto al patriotismo. El Cuaderno Martiano III surge en 1997 incluye obras como versos libres, discursos, documentos, cartas, que expresan su iniciación revolucionaria. El Cuaderno Martiano IV apareció en 1997 y trata obras que expresan el pensamiento político y social de José Martí, su pensamiento filosófico, religioso, literario, artístico, de ciencia y técnica, de educación, de su periodismo militante y su política de guerra y cartas, por lo que este cuaderno pone su acento en la integralidad de la cultura.

Además la Guía para Aulas Martianas que establece la concepción de las Aulas martianas, como una oportunidad para el diálogo y el debate, especifica los métodos que se deben utilizar, y enseñar a Martí con métodos martianos;  además,  se brindan  otras alternativas para el trabajo con la obra martiana. Refiere que para lograr este objetivo es preciso que los maestros estén familiarizados de tal modo con la vida y la obra del maestro que sean capaces de contextualizar cada lectura para hacerla plenamente comprensible, y de responder a las más diversas preguntas en una atmósfera cada vez más reflexiva y amena.

En la Guía para las Aulas Martianas  y los Cuadernos Martianos I, II, III y IV, se  precisa:

  1. Que la enseñanza de la obra martiana debe hacerse con métodos martianos. Los requisitos que deben hacer viable tal aspiración están referidos a una familiarización, por parte de los docentes, con la obra martiana, que permita contextualizar cada lectura para hacerla comprensible y responder a las preguntas de los alumnos en una atmósfera reflexiva y amena. La iniciativa e inspiración de los maestros son puntos claves de tal empeño.
  2. Que los Cuadernos Martianos constituyen un sistema orgánico de lecturas graduadas, los cuales, junto a La Edad de Oro, que resume todo, constituyen las cinco franjas de la bandera martiana de combate.
  3. Que los Cuadernos Martianos, en correspondencia con las edades y motivaciones de los escolares a quienes van dirigidos, abordan cada uno de ellos una arista importante del pensamiento martiano. Así, en la educación primaria se privilegia la imaginación y como método la oralidad conversacional; en Secundaria Básica, la historia y la oralidad incluyendo debates; en el preuniversitario, la ideología y el seminario y en la universidad, la integralidad de la cultura y el seminario.
  4. Que los maestros tendrán la potestad de escoger y graduar los textos de los cuadernos en correspondencia con las edades, intereses y personalidad de sus alumnos y que podrán hacer otras inclusiones de textos que no aparezcan en estos si así lo estiman conveniente.
  5. Que los alumnos deberán transitar de lecturas comentadas en la educación preescolar y el primer año de la educación primaria, a lecturas individuales en la educación Secundaria Básica, a la realización de lecturas personales y colectivas en la educación preuniversitaria para llegar a la exploración personal en la “selva” en la educación universitaria.
  6. Que se recomienda trabajar La Edad de Oro en edición facsímil haciendo hincapié en las ilustraciones originales del texto.

A la Cátedra Martiana  le corresponde la responsabilidad de funcionar como órgano asesor  de la dirección de todo el trabajo con la obra del Apóstol, de su estudio por educadores y alumnos, y de contribuir a elevar la calidad de la dirección del aprendizaje de los textos martianos que se estudian en cada nivel de enseñanza. Deben impulsar actividades a nivel de escuela que divulguen el pensamiento martiano a través de matutinos, conferencias, concursos, con elevado rigor de estudio y cultura  que propicien sembrar ideas en función de la educación en valores para educadores y alumnos y de contribuir a elevar la calidad de la dirección del proceso de enseñanza- aprendizaje.

Lo expuesto hasta aquí permite afirmar que la obra martiana es un hilo conductor que atraviesa toda la dimensión curricular  de la escuela cubana; fuente inestimable para el conocimiento y la reflexión de ahí la prioridad con que se considera en nuestra política educacional fundada esencialmente en su enfoque humanístico; pero a pesar del esfuerzo realizado  por el MINED y otras instituciones y organizaciones se ha comprobado que el estudio dado a la obra martiana ha sido fragmentado e individualizado, lo que ha afectado el proceso de enseñanza  aprendizaje de su obra.

La preparación de los profesores en el contenido y utilización de los textos martianos es hoy una necesidad para impartir con efectividad la Historia por su carácter priorizado. Nuestro proyecto social requiere de una esmerada preparación política ideológica y de formación histórica para asegurar nuestras conquistas y preparar las nuevas generaciones como dignos herederos de cientos de patriotas entre los que se destaca José Martí como paradigma por lo que sus obras representan, ya que constituyen un caudal inagotable  de cultura, sabiduría e historia donde sus concepciones de la historia y de su enseñanza van a constituirse en una poderosa arma de las ideas educativas cubanas en su contrapunteo con los criterios educativos hispano-escolásticos.

Los criterios martianos acerca de la importancia del conocimiento de la historia en general, y en particular de la historia de Cuba y de América Latina, sus potencialidades educativas, quedaron reflejados en diferentes momentos de su obra por lo que su utilización es de gran valor para el desempeño profesional de los profesores, en especial para impartir los programas de Historia en la Secundaria Básica.

El legado  martiano con respecto a la historia y su enseñanza se puede resumir en:

  • Otorgar una importancia de primer orden al conocimiento de la historia en general por su potencialidad educativa para el mejoramiento humano, con énfasis en lo cubano y latinoamericano.
  • Defender la objetividad y la ética de la historia y el historiador, criticando la manipulación y falsificación de la misma.
  • Abogar por una concepción progresista y científica de la historia.
  • Aspirar a una enseñanza de la historia renovada, atractiva y axiológica, que eduque en la estimulación de la inteligencia creadora, la cultura integral y en los mejores sentimientos ético-morales y cívico-patrióticos.
  • La formación histórico-cultural como acto liberador del hombre y de los pueblos.

Como parte de su ideario político-pedagógico, las reflexiones de José Martí acerca de la Historia y su enseñanza - se han expuesto y valorado- no sólo revelan la dimensión de su oposición al reaccionario y caduco ideario educativo hispano-escolásticas que predominó en la orientación oficial de las autoridades colonialistas para su enseñanza en la Isla, sino que también demuestran la vigencia y la utilidad inestimable que tienen esas concepciones martianas en la búsqueda de una docencia más eficiente y sentida.

Por ser fuente de valiosos mensajes históricos  su utilización para la enseñanza de la Historia es de imperiosa necesidad para todo  educador ya que aporta pautas metodológicas, su aprendizaje ayuda al alumno a tomar conciencia de sus propios valores y a fundamentar sus relaciones a lo largo de toda su vida.

Por lo tanto contribuir al desarrollo del pensamiento histórico y de la conciencia histórica de los estudiantes constituye una vía importante para enfrentar los problemas del mundo actual haciéndose  necesario fortalecer la preparación de los docentes, fundamentalmente en la Secundaria Básica para el trabajo con textos martianos para la enseñanza de la Historia.

Un profesor se encuentra preparado en el trabajo con los textos martianos para la enseñanza de la Historia cuando desde el punto de vista cognoscitivo es capaz de contextualizar los textos martianos, descifrar su sistema simbólico, aplicar su sistema ético, extraer los referentes históricos en sus obras además de dominar procedimientos para el trabajo con dichos textos y diseña tareas docentes para aplicar sus experiencias en la docencia.

 Para estudiar la obra martiana se debe al menos conocer y comprender los símbolos martianos,  porque su lenguaje es simbólico por excelencia; en sus obras se relacionan los símbolos naturales, minerales, espirituales, metálicos, encerrando ante todo una condición moral, representando un sentimiento o cualidad determinada que quiere expresar. Cuando se conoce la gran relación que establece entre símbolo y condición moral del hombre, cuando se analiza su concepción de símbolo como correspondencia entre los elementos de la naturaleza  y la propia condición humana, su simbología se hace perceptible,  y se logra penetrar en la comprensión profunda de sus textos. Por tanto, toda labor didáctica con la obra martiana deberá tener presente la decodificación de su simbología como condición indispensable de un efectivo trabajo de comprensión lectora del entretejido léxico – semántico del lenguaje martiano.  

Los conocimientos éticos comprenden definiciones, conceptos y categorías de la Ética y sus relaciones con la ética martiana dada por su significación en la realidad escolar. Se destacan:

  • Ética: la ciencia filosófica que estudia la moral, se dedica al análisis científico de los procesos, relaciones y el comportamiento moral de los hombres en sociedad, así como a investigar y valorar el sistema de ideales, principios, valores y cualidades morales.
  • Principios éticos: reglas básicas de conducta que la sociedad en su conjunto presenta a toda la comunidad social, cobran forma en la actividad de la práctica social y rigen efectivamente el comportamiento de los hombres.
  • Problemas éticos: constituyen proposiciones de carácter teórico y de máxima generalidad que contribuyen a la reflexión moral. Se considera un problema ético central la definición de lo bueno y como problemáticas éticas fundamentales, la definición de la esencia del comportamiento moral, del acto moral, la responsabilidad, la libertad, la obligatoriedad moral, la realización moral, la valoración moral.
  • Acto moral: manifestación concreta del comportamiento moral del individuo, unidad indisoluble de los motivos, la decisión personal, el fin, los medios y resultados. Tiene un carácter normativo y se caracteriza por la conciencia, la voluntariedad y la participación libre del individuo. Su relación con la responsabilidad que posibilita al individuo decidir y actuar libremente, entraña la conciencia de las posibilidades de la actuación, la conciencia de los fines, el conocimiento de la necesidad, la situación concreta, las condiciones concretas y los medios.Su relación con la libertad entraña la autodeterminación del sujeto para elegir el comportamiento más adecuado moralmente, tiene en cuenta las causas y la situación concreta para decidir y actuar, determinada histórica y socialmente.

Su contenido axiológico se precisa  en la atribución del valor a un acto humano mediante la valoración. Los valores morales se dan únicamente en los actos o productos humanos conscientes y libres a los cuales se les puede atribuir una responsabilidad moral. En este sentido se califica moralmente la conducta de los individuos o grupos sociales, las intenciones de los actos, los resultados, las consecuencias.

La unidad entre la ética y la estética en el pensamiento martiano constituye un conocimiento considerado por Cintio Vitier (1995) al señalar que “la obra toda de Martí… es creación histórica en la que ética y estética se funden”. Para Martí lo bello moraliza y mejora, “el que conoce lo bello, y la moral que viene de él, no puede vivir luego sin moral y belleza”. 

La concepción en sistema del contenido de la ética martiana atiende la definición de sistema ético martiano de Cintio Vitier (1995), como la relación sistémica de los principios e ideas que diseñan la vida moral del hombre, la cual favorece la reflexión sobre la ética en el progreso de la concepción de la justicia en el desarrollo histórico y de la formación de la nacionalidad cubana, en la que destaca a José Martí por expresar sus ideas en actos y ejercer “la rectoría moral de un pueblo”.Losprincipios fundamentales del sistema son la independencia y la autoctonía espiritual. El decoro es el eje del sistema, visto a través de la honra personal, la pulcritud moral que propicia el respeto ajeno.

El citado autor enuncia los principios éticos martianos: la pureza de conciencia, la rectitud indomable de principios, la claridad en las ideas de vivir y pelear por la honra universal, el planteamiento de ideas originales que le fueron dadas por las tendencias más sublimes de cubanos de pensamiento distinguido y que llevó hasta sus últimas consecuencias. Estos, se articulan con la parte del sistema que trata el completamiento humano, la cual favorece el análisis de cómo el hombre primero debe buscar la libertad espiritual, que debe ocurrir en dos direcciones: hombres y pueblos, la presencia de los valores universales, los sentimientos que contribuyan a la formación del hombre íntegro, como el amor y la necesidad del conocimiento y la práctica de la justicia, la necesidad de darse y servir.

La parte más activa del sistema ético y que constituye la base de la prédica política y social, es su ética revolucionaria, conformada por las ideas de continuidad y unidad de la lucha por la independencia, el antiesclavismo, antirracismo, la toma de partido por los pobres de la tierra, el antianexionismo y el antimperialismo, a concretarse en la actitud política y militante.

Conocer el proyecto martiano para la formación del hombre implica la reflexión del docente sobre la orientación martiana hacia la motivación del hombre para la búsqueda de la libertad espiritual y el análisis de la condición humana; la responsabilidad ante sí, la humanidad y la historia, la claridad de los métodos y medios a emplear para el logro de una postura altruista; la decisión personal para el sacrificio y la dejación de sí para los demás y el resultado personal concreto en su ejemplo, en un pensamiento, en una vida y una obra entregados a la causa del mejoramiento humano.

La determinación de las relaciones esenciales del proyecto martiano para la formación del hombre y el que desarrolla la escuela, implica la formación de representaciones en los docentes sobre sus modos de actuación, para concretar las exigencias del proyecto martiano en las acciones formativas de la escuela, así como la reflexión sobre la implicación en el mismo a partir del conocimiento de las necesidades del perfeccionamiento de este proceso, lo cual conduce a la determinación de acciones para contribuir al logro de la educación martiana con énfasis en la ética.

La enseñanza del pensamiento martiano sobre la moralidad se aborda en  La Edad de Oro, donde trata la relación armónica entre los principios, las ideas y los actos morales, los conceptos y problemas éticos fundamentales, su influencia en la formación de la niñez americana, así como la necesidad de la adopción de una postura crítica valorativa sobre la realidad para el tratamiento de las enseñanzas martianas dirigidas a la interiorización de valores y convicciones en el ser humano.

La Historia y su enseñanza no estuvieron ajenas de su fecunda labor político-cultural y pedagógica.

La comprensión profunda de la historia universal, de América y de Cuba y la búsqueda de la excelencia en la enseñaza de estas disciplinas, tiene en las reflexiones y concepciones martianas un referente obligado para penetrar en las raíces de nuestro pasado, dada la profundidad, objetividad y la gran capacidad que desarrolla al analizar esos tópicos.

El legado martiano con respecto a la historia y su enseñanza se puede resumir en:

  • Otorgar una importancia de primer orden al conocimiento de la historia en general por su potencialidad educativa para el mejoramiento humano, con énfasis en lo cubano y latinoamericano.
  • Defender la objetividad y la ética de la historia y el historiador, criticando la manipulación y falsificación de la misma.
  • Abogar por una concepción progresista y científica de la historia.
  • Aspirar a una enseñanza de la historia renovada, atractiva y axiológica, que eduque en la estimulación de la inteligencia creadora, la cultura integral y en los mejores sentimientos ético-morales y cívico-patrióticos.
  • La formación histórico-cultural como acto liberador del hombre y de los pueblos.

Como parte de su ideario político-pedagógico, las reflexiones de José Martí acerca de la historia y su enseñanza   revelan la vigencia y la utilidad inestimable que tienen esas concepciones martianas en la búsqueda de una docencia de la historia más eficiente y sentida.

BIBLIOGRAFÍA

  1. ALMENDROS, HERMINIO. A propósito de La Edad de Oro. La Habana. Editorial Gente Nueva. 1972.

____________Nuestro Martí. La Habana. Editorial Pueblo y Educación, 1990.

  1. ÄLVAREZ, RITA MARINA /y/ Díaz Horacio, Metodología de la enseñanza de la Historia. 2 tomos. Editorial Libros para la Educación, 1978.
  2. CASTRO RUZ, F. Discurso pronunciado en el acto de graduación del Destacamento Pedagógico Manuel Ascunce  Doménech 7 de julio 1981.
  3. CHACÓN ARTEAGA, N. Dimensión ética de la educación. La Habana, Editorial Pueblo y Educación, 2002.
  4. DÍAZ PRENDÁS, HORACIO; La enseñanza de la Historia. Selección de Lecturas. La Habana. Editorial Pueblo y Educación, 2002.

______________Acerca de la clasificación de los medios de enseñanza de la Historia. La Habana. Editorial Pueblo y Educación.

  1. ESCOBAR VALENZUELA, Reflexiones sobre La Edad de Oro de José Martí. En: Anuario 13 del CEM. La Habana. CEM, 1990.

Fidel Castro y la Historia como Ciencia” tomo 1 Pág. 198. CEM 2007.

  1. GARCÍA MARRUZ, F. Lecciones de La Edad de Oro. En Temas Martianos 3ª Serie. La Habana. CEM  ARTEX SA,  1999.I.S.P Félix Varela, 2005.
  2. Obras Completas. Edición Crítica. La Habana. CEM, 2000.
  3. MINED Guía para los maestros de las Aulas Martianas. La Habana. Editorial Pueblo y Educación, 1995.

______________Lineamientos para fortalecer la formación de valores, la disciplina y la responsabilidad ciudadana desde la escuela. La Habana, 1998.

______________Programa Director Secundaria Básica. MINED, 1997.

______________Objetivos del MINED para el curso escolar 2008 – 2009. La Habana, 2008.

______________El ideario martiano: Ética y formación de valores. La Habana, 2002.

  1. MINISTERIO DE EDUCACIÓN, Programa de Historia Antigua y Medieval séptimo grado. La Habana Editorial Pueblo y Educación, 2001.

___________Programa de Historia Moderna y Contemporánea octavo grado. La Habana, Editorial Pueblo y Educación, 2001.

___________Programa de Historia de Cuba noveno grado. La Habana, Editorial Pueblo y Educación, 2001.

  1. OFICINA DEL PROGRAMA NACIONAL MARTIANO. Programa Nacional Martiano. La Habana, 1998.

________José Martí. Lectura para jóvenes. La Habana. Editorial Pueblo y Educación, 1981.

12. REVISTA HONDA Nº 1. Revista de la Sociedad Cultural José Martí del 2000.

13. REVISTA HONDA Nº 6 Revista de la Sociedad Cultural José Martí del 2002.

14. ANUARIO MARTIANO N º8  CEM Martí y la Historia 1985.

15. VIII SEMINARIO NACIONAL PARA EDUCADORES. Ministerio de Educación, Curso Escolar  2007-2008.

16. VII SEMINARIO NACIONAL PARA EDUCADORES. Ministerio de Educación, Curso Escolar  2006-2007.

17. SHULLMAN, I. Símbolo y color en la obra de José Martí. Editorial Gredos, 1960.

18. TOLEDO, SANDE Luis. Cesto de Llamas. Biografía de José Martí. La Habana. Editorial Ciencias Sociales, 1996.

19. VITIER,  C. Ese  sol del mundo moral. La Habana. Ediciones Unión,  1995

20. _______Martí en la Educación Superior En: Revista Honda. La Habana. Sociedad Cultural José Martí, 2000.

  1. 21.  _______Cuadernos Martianos I al IV  La Habana. Editorial Pueblo y Educación,  1995.

 

Por favor regístrese o haga login para añadir sus comentarios a este artículo.