El Archivo Histórico Municipal de Remedios (AHMR): una institución activa en el fortalecimiento de los valores de identidad cultural.
Villa Clara con Todos
Artículos más Leídos
Artículos más Actuales
21 - 11 - 2017
Aviso
  • La cuenta de Invitado no está configurada correctamente. Por favor establezca la opción 'Nombre de usuario invitado' de manera que corresponda a un nombre de usuario registrado. guest_username="Invitado"

    --
    yvComment solution, version="2.00.4"

El Archivo Histórico Municipal de Remedios (AHMR): una institución activa en el fortalecimiento de los valores de identidad cultural.

Ratio:  / 1
MaloBueno 

Autores:-Dr. Roberto Garce González.

- Lic. Estela Maritza Rodríguez Estupiñán.

-Lic .Yaimara Peña Rodríguez.

 

Palabras Claves: Archivo Histórico; Patrimonio Documental; Gestión del conocimiento, Identidad cultural.

INTRODUCCIÓN:

 

El conocimiento histórico y social de los pueblos se ha convertido en un imperativo necesario y las fuentes documentales se constituyen en portadoras de huellas y vestigios del pasado. La investigación histórica da la posibilidad de que el investigador pueda explicar, comprender o interpretar un determinado aspecto del pasado. Los archivos históricos son instituciones de carácter público que surgieron con el objetivo de rescatar, clasificar, catalogar, custodiar y poner a disposición para la consulta pública y para el trabajo de los historiadores, la documentación de carácter archivístico.

Los archivos históricos se constituyen en reservorios de partes significativas de la memoria colectiva de los pueblos que es la fuente principal de sus identidades. Su importancia crece porque en sus fondos se incrementan y atesoran valiosos testimonios documentales a la espera de ser redescubiertos por los investigadores contemporáneos, que por su valor informativo, histórico y cultural se conserva de manera permanente, en condiciones que garantizan su cuidado y transmisión a las generaciones futuras, por lo que constituye una parte importante del patrimonio histórico del lugar o país donde están ubicados.

Según criterios consultados: “Básicamente la función de un Archivo Histórico como institución es la de ordenar, preservar y servir. Ordenar los documentos de acuerdo a las disposiciones y cuidados pertinentes. Preservarlos y cuidarlos de la mejor manera posible, atendiendo las recomendaciones y normas acordes. Dicen que el mayor enemigo de un documento histórico es el hombre mismo. Y servir, es decir, exponer los archivos para los consultantes y público en general”. (Archivo Histórico de Río Gallegos, 2011) Está claro que este criterio se corresponde con una visión anterior, porque tradicionalmente, ha existido una tendencia que supone a los archivos como tranquilos depósitos organizados de documentos; pero en la realidad actual esa idea es errónea.

Desde sus propios inicios, la Archivística ha estado apoyada por la gestión del conocimiento, porque los adelantos se imponían sobre la base del desarrollo y el uso de las mejores técnicas. La práctica desarrollada por los profesionales en la Archivística, ha adelantado a la teoría en muchas ocasiones y eso ha contribuido a perfeccionar los presupuestos teóricos que justifican aquella práctica. (Toledo, 2009).

En la Archivística, al igual que en otras ramas, la gestión del conocimiento[1] desempeña un papel importante: el archivo como institución facilitadora para que otros gestionen sus “saberes” y el archivo como entidad donde puede producirse la transformación y desarrollo de los profesionales que en ella se desempeñan, a través de la socialización de los conocimientos y la superación personal. Las necesidades de superación para los trabajadores de un archivo hoy están más diversificadas. “El papel de los archiveros es central, antes solían recibir formación básica en historia, pero desde los años 1950 están cada vez más implicados con otras disciplinas, así biblioteconomía y ciencias de la información, formándose como profesionales en una nueva disciplina” (Robert, 2012).

En ambos casos el archivo como institución social es un ente pasivo donde se van a buscar informaciones; pero en las condiciones actuales, la sociedad necesita que los archivos y todas las instituciones que atesoren saberes que potencialmente puedan contribuir a formar valores, se incorporen de manera más activa al diálogo social ante el peligro de que el auge de la globalización y el intento imperial de imponer un “pensamiento único”  separe a los pueblos y comunidades de sus raíces y se pierda el tesoro de la identidad. (Ramonet, 2002)

El contacto activo entre el pueblo y el acervo cultural y patrimonial se puede perder por diversas razones; entre ellas una muy importante es la incomunicación que se crea entre las personas o centros que atesoran la historia y el resto de la sociedad, que sumida en la complejidad de la vida cotidiana se va desinteresando gradualmente de sus elementos identitarios[2]. En la sociedad remediana actual inmersa en sus procesos de desarrollo local comunitario está presente ese peligro y ante la posibilidad de que las nuevas generaciones puedan perder el contacto con el inmenso legado cultural local que existe conservado en el Archivo Histórico Municipal se hace necesario que este fortalezca sus acciones en el espacio sociocultural local y ocupe el lugar que le corresponde como una institución activa en la investigación, conservación y divulgación del patrimonio documental que posee.

 

 

 

DESARROLLO:

 

Desde la antigüedad la conservación de documentos fue una preocupación para el hombre, los antiguos griegos jugaron en ello un importante papel, por eso se lograron conservar obras de gran valor. En el imperio romano esta práctica tuvo un gran desarrollo y después en la Edad Media, los documentos se guardaban con mucho cuidado en los monasterios y en las catedrales. Los archivos de las Iglesias Católicas son todavía fuentes de información para develar al hombre moderno los enigmas de su pasado. En la Historia Moderna surgen los antecedentes inmediatos de los archivos actuales; la Revolución Francesa abolió el papel predominante de la iglesia sobre la sociedad y le imprimió a esta un carácter laico y los archivos asumieron una responsabilidad civil. El 12 de septiembre de 1790 es la fecha oficial de fundación de los Archivos Nacionales en Francia, que marcan el nacimiento de los archivos modernos.

Los orígenes de la tradición archivística cubana se remontan al siglo XVI en los albores de la conquista y colonización de la Isla, en que diversas instituciones españolas establecidas en ella decidieron conservar los documentos que generaban. Por supuesto, después se produjo una larga evolución caracterizada por períodos de auge y decadencia en estrecha relación con el propio desarrollo experimentado por el país. El 28 de enero de 1840 fue fundado el Archivo Nacional de Cuba por la Real Orden 538 de la Reina Gobernadora de España.

En la etapa de la República Neocolonial, el Archivo Nacional fue una de la mejores instituciones del país debido al celo especial del Capitán del Ejercito Libertador Joaquín Llaverías y Martínez; siendo, según Roig de Leucshenring, bajo la dirección de este “…la oficina pública mejor organizada que existe en la República” (Roig, 1957:19). Sin embargo, la situación constructiva del inmueble era deplorable, a causa del abandono oficial. Roig de Leucshenring agrega que: “ Y el visitante de nuestro Archivo, desagradablemente impresionado a primera vista con lo inadecuado y ruinoso de aquel edificio, quedaba sorprendido, apenas recorría sus salas, con la limpieza, el orden y la organización que en él tenía implantado y mantenía su director el señor Llaverías.” (Roig, 1957:21). La huella de Llaverías está vigente en los archivos históricos cubanos. La UNHIC en homenaje a esta personalidad destacada de la historiografía cubana ha instaurado el Premio “Joaquín Llaverías” para estimular el trabajo en los Archivos Históricos.

Con el triunfo revolucionario de 1959, la legislación archivística cubana alcanzó su verdadera jerarquía al convertirse la preservación de la memoria documental nacional en parte indisoluble de la política cultural implementada por el naciente estado revolucionario. Esta consecuente preocupación por los archivos ha dado como frutos más importantes la Ley 714 de 22 de enero de 1960, el Decreto Ley 221 de 8 de agosto del 2001 y el Decreto- Ley 265 de 2009.Se puede afirmar que hasta 1959, no existió una política gubernamental que dispusiera el desarrollo de la actividad archivística en el país. En abril de ese mismo año se dispuso que todos los bienes de cualquier clase, activos y pasivos, así como todos los ingresos que por ley le venían asignados a dicho Consejo Director pasaran al Ministerio de Educación, y en su artículo III se incorporaba al Archivo Nacional a la Dirección General de Cultura de ese ministerio. Posteriormente, el 22 de enero de 1960 se promulga la Ley 714, que significó un paso renovador en el quehacer archivístico cubano, pues se reconoció el papel rector del Archivo Nacional con relación al control, organización, conservación y custodia del Patrimonio Documental y como a la institución depositaria de las leyes, decretos, órdenes, resoluciones y otros documentos emanados del Poder Ejecutivo del Estado.

La idea de fundar un archivo histórico[3] en Remedios es de 1970; sus gestores iníciales fueron los compañeros Alberto Entralgo Cancio[4], quien era Director del Archivo Provincial de Historia de la provincia de Las Villas y Julián Pérez Guevara que se desempeñaba como Director Municipal de Cultura en ese momento. Por el interés que las organizaciones locales dieron a la idea, se optó por conseguir la casa de quien fuera el primer historiador de Remedios y su jurisdicción, el médico José Andrés Martínez Fortún y Foyo; que fue un intelectual destacado de esta localidad a quien se le deben importantes obras sobre la historia local. La casa fue donada por los descendientes y convertida en el Archivo Histórico Municipal de Remedios (AHM) el 23 de julio de 1977; su primer director fue Pedro Vázquez Rojas[5]. El AHM de Remedios era una necesidad local, porque existía una enorme cantidad de documentos de gran valor patrimonial dispersos y con riesgos de deterioro diseminados en toda la antigua jurisdicción; en ellos está plasmada una parte importante de la historia local y de Cuba.

Hoy, el AHM de Remedios atesora en sus depósitos 39 fondos y colecciones con un total aproximado de 91700 documentos que pone a disposición del pueblo y de los investigadores, para la consulta pública y tiene como misión  atesorar, organizar, custodiar, conservar y difundir la documentación de valor histórico o permanente de San Juan de los Remedios y su antigua jurisdicción. También se brinda asesoramiento profesional sobre identificación, conservación y/o catalogación de diferentes tipos de documentales (en soporte electrónico, papel y fotográfico). Da orientación en cuanto a la búsqueda de fuentes documentales y/o bibliográficas para trabajos de investigación. Se realiza, además el servicio referente a la entrega de copias certificadas de documentos notariales y de otro tipo, la realización de Reprografías de documentos y fotos y de Búsquedas Especializadas en los Protocolos Notariales y  otros Fondos, asimismo pone a disposición de los investigadores, estudiantes y público en general una Sala de Consultas, para brindar adecuadas condiciones para el trabajo de consulta y manejo de fuentes documentales y brinda asesorías y capacitaciones sobre la Gestión Documental  a las AMPP de los municipios :Remedios, Caibarién y Camajuaní y a las OACES de estos territorios, contribuyendo con ello al cumplimiento del  Programa de Conservación de la memoria histórica , que rige el funcionamiento actual de los Archivos Históricos.

El AHM como institución, ha determinado , que a pesar de las sucesivas evaluaciones positivas sobre su desempeño, tienen posibilidades de tener una influencia más activa en los procesos de desarrollo local que actualmente se dan en el municipio de Remedios a partir de una mejor inclusión en el trabajo de fortalecimiento de los valores de identidad cultural[6], no solo a partir de sus propias fortalezas, sino aprovechando los vínculos sinérgicos con una parte fundamental de los profesionales de la Educación, la Cultura, el Deporte, el Gobierno, el sistema local de ciencia e innovación tecnológica, la Escuela Municipal del PCC, el Centro Universitario Municipal y la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas. El AHM, también tiene vínculos con instituciones académicas de otras provincias y fundamentalmente con la red del CITMA.

Es por ello que en el  AHMR se realizan además actividades de carácter educativo, cultural y comunitario; conferencias, capacitaciones, seminarios, etc. Como parte de la Estrategia de Comunicación Social de la institución se realizan Eventos de carácter municipal, provincial y nacional, entre ellos: El Coloquio dedicad al erudito remedian Francisco Javier Balmaseda, cada año en sus aniversarios de nacimiento :31 de Marzo, este año en su V Edición se presentaron trabajos que por su valor científico e investigativo fueron publicados por el Centro Universitario Municipal (CUM); el Concurso Pedro Capdevila in memoria, de connotación nacional e internacional co auspiciado por el Artista Plástico Roady Cartaya Carbajal y el AHMR, que inicialmente se celebraba en el mes de Enero de cada año ,pero desde el 2015, que se celebraron  los 500 años de fundada la Villa San Juan de los Remedios , se realiza en vísperas de este  acontecimiento, este año en su V Edición se realizara los días 21 y 22 de Junio, en el mismo concursan trabajos sobre la vida política , social y cultural remediana en las diferentes etapas históricas y el más  importante de estos Eventos es sin lugar a dudas el Simposio de historia y cultura de la antigua provincia de Las Villas, el que se realiza cada 2 años desde 1987 en que se realizó el 1 . Este año en su XIII Edición coincide con el 40  Aniversario de fundado el AHMR  y el XXX de haberse iniciad la realización de los mismos y se desarrollará el 21 de Julio.

También se realizan Talleres de Capacitación a sus Especialistas, Técnicos y trabajadores; Talleres de Historia Local a estudiantes, profesores e investigadores; Citas con la Historia con estudiantes de diferentes niveles de enseñanza y se formó un Circulo de Interés sobre  Conservación Documental  con un grupo de 8 alumnos de la Primara Frank País, con los que se desarrolla la formación  vocacional desde edades tempranas. En la Sala de Consultas se exhiben 2 Exposiciones: una del ya fallecido investigador remediano Julián Pérez Guevara sobre momentos de la historia de la  Villa y sus leyendas y otra del artista José Alberto Carvajal, trabajador del centro ,sobre la historia  y vida socio- cultural de la Ciudad.

El AHMR es una  institución que pertenece al CITMA y posee 12 trabajadores, de los que 7 son profesionales universitarios con una adecuada preparación; 1 Técnico y  4 trabajadores prestan otros servicios, relacionados con el mantenimiento y seguridad física del local. Es  la Sede de la UNHIC en el territorio, organización que decidió entregar al centro el Premio Joaquín Llaverías  en el año 2009, por su contribución a la divulgación de la Historia Patria, con énfasis de la Historia Local remediana y al  fortalecimiento de los valores de identidad cultural.

 

Conclusiones:

La realización de este trabajo permite ratificar la posibilidad de potenciar la actividad de los Archivos Históricos relacionada con el fortalecimiento de la identidad cultural, pues existe en el mundo una incipiente tendencia relacionada con la necesidad de que estas instituciones fortalezcan sus nexos locales.

Además ha permitido conocer las potencialidades y dificultades del Archivo Histórico Municipal de Remedios(AHMR ) para desarrollar acciones no incluidas explícitamente en su objeto social para enriquecer los procesos de desarrollo local comunitario que se desarrollan en el municipio contribuyendo a fortalecer los valores identitarios locales. Se ha determinado que sus Especialistas, Técnicos y trabajadores  tienen posibilidades para asumir ese trabajo y las dificultades que existen son solo de carácter material y pueden ser superadas.

Las acciones socioculturales que la institución realiza  contribuyen a fortalecer los valores de la identidad local, que puede ser enriquecido por los Especialistas, junto a investigadores, usuarios y otros actores sociales de la localidad.

Bibliografía:

 

Barroso Horta, L., y Delgado Arceo, M. M. (2010). Los archivos históricos como fuente de conocimiento y cultura para los estudiantes universitarios. Recuperado de:

              http://archivohistorico.villaclara.cu/estudios/los-archivos-historicos-y-las-universidades

Heredia Herrera, A. (1991). Archivística general: teoría y práctica. Sevilla: Diputación Provincial de Sevilla.

Hernández Sampieri, R., Fernández Collado, C., y Baptista Lucio, P. (2006). Metodología de la investigación. (4. Ed.). México: McGraw Hill/ Interamericana Editores.

Mena Mujica, M. (2005). Gestión documental y organización de archivos. La Habana: Editorial Félix Varela.

Núñez Fernández, E. (1999). Organización y gestión de archivos. Gijón: Ediciones TREA.

Núñez Jover, J. (2010). Educación Superior y Desarrollo Local: la agenda emergente y sus demandas conceptuales. Boletín GUCID Año 1 No. 1. Ministerio de Educación Superior. Cuba.

PCC. (2012). Partido Comunista de Cuba. Documentos. La Habana: Editora Política.

Roig de Leucshenring, E. (1957) Joaquín Llaverías, libertador, historiógrafo y taumaturgo del Archivo Nacional. La Habana: Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana. Colección Histórica Cubana y Americana.

Ramonet, I. (2002). Propagandas silenciosas. La Habana: Instituto Cubano del Libro.

Robert, J.C. (2012). History, Archives and the Internet. Culture & History Digital Journal 1(1) June, e004 eISSN 2253-797X.  Recuperado de:

 http://cultureandhistory.revistas.csic.es/index.php/cultureandhistory/article/view/5/20

Rojas Gómez, M. (2001). La teoría de la identidad cultural y la globalización. In P. G. G. C. S. Gómez (Ed.), Filosofía y Sociedad (Vol. II, pp. 563-585). La Habana: Editorial Félix Varela.

Roque Doval, Y. (2007). La coconstrucción de una situación social de desarrollo con la utilización de un sistema de teleformación. Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas. Centro de Estudios de Educación (Tesis de Doctorado), Santa Clara.

Sandoval, C. (2002). Investigación Cualitativa. Bogotá: Arfo.

Toledo Días, E. Y. (2009). Modelo de gestión del conocimiento para trabajadores. (Tesis doctoral) Archivo Nacional de la República de Cuba.  La Haba



[1] De acuerdo con las características socioculturales de esta investigación la autora acata la definición que propone Jorge Núñez Jover (2010), quien  afirma que la gestión del conocimiento: “Es la capacidad para identificar necesidades de conocimiento asociadas a problemas sociales y evaluarlas; buscar, producir, transferir, diseminar, aplicar conocimientos, tecnologías, que sirvan para atender esas necesidades sociales del más diverso carácter”.

[2] En la Primera Conferencia Nacional del PCC, se realizó una valoración muy profunda sobre ese tema y se definió entre las líneas de trabajo político e ideológico el Objetivo No. 64. “Perfeccionar la enseñanza y divulgación de la Historia de Cuba y de la localidad en el interés de fortalecer la unidad nacional y promover la comprensión sobre el origen y desarrollo de la nación, la consolidación de un pensamiento propio y la tradición patriótica, cultural, solidaria e internacionalista de nuestro pueblo”. (PCC, 2012:29)

[3]Barroso y Delgado, (2010) definen que: “Los Archivos históricos son los que conservan la documentación de forma permanente por su valor informativo, histórico y cultural… constituyen la garantía de la evolución jurídica y administrativa de la sociedad, son la memoria colectiva de una nación, región o localidad; testimonios que evidencian la experiencia humana. Su finalidad es atesorar, salvaguardar y difundir el patrimonio documental. Las transformaciones de la nueva sociedad obligan a un desarrollo integral y armónico de los archivos para poner a disposición de los investigadores este valioso acervo documental”.

[4] La Academia de Ciencias de Cuba le dio a este abogado villaclareño la tarea de organizar los Archivos Históricos de Santa Clara y de Remedios. (Comunicación personal de la compañera Migdalia Cabrera Coello, Directora de la Oficina de Asuntos Históricos del Comité Provincial del PCC en Villa Clara.

[5] El compañero Pedro Vázquez Rojas, “Pedrito”, ya fallecido, fue fundador del Partido Socialista Popular en la localidad y combatiente del M-26-7 en la clandestinidad, dirigió el AHM de Remedios desde su fundación hasta mediados de la década del 80.

[6] Los autores  de esta investigación asumen la definición siguiente: “… la identidad cultural es la condición del ser humano que caracteriza la manera común de vivir en el tiempo y el espacio, un quehacer concreto del hombre en el proceso de creación y re-creación, objetivación y subjetivación, producción y reproducción de la cultura y la sociedad misma”. (Rojas, 2001: 569)

 

Por favor regístrese o haga login para añadir sus comentarios a este artículo.
Buscar
316427
HoyHoy240
AyerAyer258
Esta SemanaEsta Semana498
Este MesEste Mes6026
Todos los DíasTodos los Días316427
Día más Visitas 03-13-2017:447
US
Formulario de Acceso

Artículos Relacionados