Insigne cantor santaclareño
Villa Clara con Todos
Artículos más Leídos
Artículos más Actuales
16 - 12 - 2017
Aviso
  • La cuenta de Invitado no está configurada correctamente. Por favor establezca la opción 'Nombre de usuario invitado' de manera que corresponda a un nombre de usuario registrado. guest_username="Invitado"

    --
    yvComment solution, version="2.00.4"

Insigne cantor santaclareño

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Antonio Vidaurreta Alvarez nace en Santa Clara el 11 de abril de 1832, pilongo de pura cepa, pues recibe las regeneradoras aguas del bautismo en la iglesia Parroquial Mayor de Santa Clara el 9 de mayo del mismo año[1]. Hijo de Don Juan Vidaurreta, natural de Málaga (España) y de Doña Manuela Álvarez, oriunda de Santa Clara, ambos vecinos de esta villa. Es uno de los tantos poetas santaclareños del siglo XIX, muy vinculado a la cultura santaclareña, pero además muy divulgado en la prensa de época, libros y otras bibliografías afines a la cultura local.

Vivió en una de las calles más céntricas de la urbe santaclareña: San José, actual Villuendas entre Padre Chao y Marta Abreu, como constancia aún existe una tarja que identifica el lugar: Antonio Vidaurreta Alvarez. EL FECUNDO E. INSPIRADO BARDO VILLACLAREÑO NACIO EN ESTA CASA EL 11 DE ABRIL DE 1832.RECUERDO DELAYUNTAMIIENTO, OCTUBRE 12 DE 1925.Antonio Vidaurreta contrajo matrimonio con Ana María Santiago Gómez Cabrera el 16 de enero de 1860[2] cuando contaba con 28 años de edad, según consta en documento expedido en la Diócesis de Santa Clara. Santa Iglesia Catedral Santa Clara de Asís.

La mayor parte de su obra poética manuscrita e impresa se encuentra en el Fondo Personal García Garófalo del Archivo Histórico Provincial de Santa Clara y en los periódicos locales: “El Eco de Las Villas”, “La Alborada”, “La Publicidad”, “El Villareño”, “El Comercio”, asi como en bibliografías afines como revistas:  “Villaclareña”, “El Mosaico”, “La Esquila”, “El Destello”, “El Resumen”, “Villaclara”, “Cubanacán”; libros que dieron a conocer su trayectoria poética como : “Los poetas villaclareños”, “Ayer de Santa Clara”, “Peñas y Tertulias”, “Zig-Zags”, Album que perteneció a Antonio Ruiz Pegudo, algunos  biógrafos de Marta Abreu, boletines culturales Guamo y  Cartacuba, entre otros y en internet la antología digital “Poetas cubanos: Los Vidaurreta: Antonio Vidaurreta Alvarez; Augusto Vidaurreta Gómez; Antonio Julio Vidaurreta Casanova...”.

Fue redactor de “El Destello”[3], junto a los poetas locales Emilio Pérez de Morales y Manuel Serafín Pichardo Peralta, realizó igual labor en “El Resumen”[4] en unión de Francisco López Leiva, Emilio Pérez de Morales, José Braulio Alemán y Juan Zamora; se desempeñó en igual cargo “El Mosaico”[5] con el Dr. José Rafael Tristá y Francisco López Leiva. Además fungió en igual cargo en el semanario habanero “El Moro Muza”[6], con Manuel García Garófalo Morales y Salvador A. Domínguez y en el cual hay un buen ramillete de sus poesías.

Sus primeros versos los escribió en 1856 y los tituló “A un lirio” y “El estío”, pero son muchos los que escribió a partir de esta fecha que suman un total de más de 100 poesías.

Su numen de poesías las dedicó a: “Eligio Eulogio Capiró”, en 1865, “En la muerte de José de la Luz y Caballero”, en 1862, “A la memoria de la Maestra Nicolasa”, en 1880, En 1881 le fue premiada la poesía “Al esclarecido poeta Don Gaspar Núñez de Arce”, en un certamen literario realizado en esta ciudad[7], la que fue premiada con un tomo de las poesías del expresado autor en el certamen de los notables artistas Néstor Palma y Ramón Solís, celebrado en el mes de octubre de 1881; “En la muerte de José Antonio Cortina”, en 1884, “A la memoria de Doña Rosalía Arencibia de Abreu. Al instalarse la escuela que para niñas pobres mandó a fundar en esta ciudad”, en 1884,y que se llamó Santa Rosalía, actual Complejo Gastronómico Cultural Santa Rosalía[8],  “Ante el Obelisco de los insignes patricios Juan Martín de Conyedo y Francisco Antonio Hurtado de Mendoza”, en 1886, monumento más antiguo que se conserva en vuestro parque Leoncio Vidal Caro, en la inauguración de los cuatro lavaderos públicos (en 1887), “Plegaria a las Hijas de María”[9], en 1888, “A Cárdenas”, con motivo del primer juego de béisbol efectuado en esa ciudad matancera entre novenas de ambas localidades, en noviembre de 1889[10], en el terreno donde se efectuó el juego se declamó este poema por  el Licenciado y notable poeta santaclareño Manuel Serafín Pichardo Peralta; “2 de junio, en 1889”, “A Santa Cecilia”, en 1884[11], “A Rafael María de Labra”[12], en 1880, Himno (en la instalación de la sección de literatura y apertura de la biblioteca del Casino Español, en 1870;encontrándose en Siguanea en 1894, se inspira y escribe el poema “Al Hanabanilla”:

Entre follajes de verdor lozano

de un monte dilatado y suspendido

tajando la mitad estremecido,

desciendes con estrépito lejano.

¡Oh!, si de Heredia el rítmico lenguaje

Al dominar del Niágara la altura,

Sacudiera en mi frente su oleaje

pero además el esclarecido poeta, tiene otras composiciones como: “Al Bélico”, “A Villaclara”, “Veladas de San Juan”, “¡A Sanjuanar!”, con motivo de la verbena de San Juan en la calle de Colón, A Fernando de Lesseps y otras tantas.

Según plantea el destacado periodista local Florentino Martínez Rodríguez, en su sección “Humo y Ceniza”, del periódico El Villareño, en la etapa colonial existieron en Santa Clara una decena de barberías todas con un fin específico. Las de Celestino y Leandro eran verdaderas peñas literarias, en la que todos los talentos de entonces, trataban de probar sus habilidades como oradores, como escritores o como poetas. En esas barberías leyó tímidamente sus versos armoniosos Antonio Vidaurreta Alvarez, así como, en la antigua Tribuna del Liceo, a la que se le llamó la “Cátedra del Liceo”, declamó sus poemas[13].

Antonio Vidaurreta, cultivó en sus poesías temas religiosos, patrióticos, románticos, descriptivos, líricos, plasmó además, las bellezas naturales de su terruño natal, así como de otros puntos de la isla como la composición “Al valle del Yumurí”, por lo que se puede afirmar que fue un poeta ocasional, popular, respondió a intereses específicos según circunstancias, en fin, reflejó en su obra poética el auge y esplendor de las letras villaclareñas; como todo poeta de su tiempo también escribió versos religiosos.

En 1858 se publica la antología de poesías titulada “Flores villaclareñas”, integra la colección una selección de poesías de cinco poetas[14]. En la cuarta guirnalda aparecen 24 poesías del poeta, dedicado a las mujeres, pero, además, versos, dedicados a personalidades de la ciudad; en la revista Villaclareña entre 1893 y 1894, aquí tenía una sección fija titulada Cromos, que semanalmente aparecía en la primera página de la misma, posteriormente se publicaron estos versos en su libro “Guirnaldas villaclareñas”, en 1894.

El escritor y periodista Manuel García Garófalo Mesa logró conformar una antología de poetas villaclareños que en su gran mayoría vivieron en el siglo XIX, pero resulta altamente significativo que el escritor, periodista y Coronel del Ejército Libertador Francisco López Leiva que conoció y mantuvo amistad con muchos de ellos, tuvo la iniciativa en su libro Zig-Zags colección de artículos y poesías en 1891, de incluir en sus páginas el artículo titulado Poetas rurales una exhaustiva reseña del cantor santaclareño.

Manuel García Garófalo Mesa manifestó en relación a los poemas escritos a la personalidad de Marta Abreu, benefactora y patriota de la ciudad: "Quiérense conmemorar los rasgos altruistas de Marta Abreu y nadie mejor que él, nadie con más elocuencia ni con más elevada inspiración entona sus cantos"[15]. Resulta significativo que 7 poesías dedicadas a Marta corresponden a este poeta; hecho sorprendente que evidencia el alto grado de admiración que sintió hacia la benefactora. López Leiva manifestó: “Que Antonio Vidaurreta es poeta, nadie que lea sus versos lo pondrá en dudas… Es un poeta verdadero, que siente lo que dice y dice lo que siente”[16]. En otro momento sobre el referido poeta se dice que es un…"Cantor inimitable, pintor maravilloso por medio de la palabra".[17]. Antonio Vidaurreta no ha coleccionado jamás sus versos. Todos ellos andan desparramados por periódicos y revistas. En el Moro Musa, allá por el año 1876, se publicaron muchas composiciones suyas, que fueron generalmente aplaudidas. Dado su carácter, es difícil que se decida á publicar sus poesías en un libro. Y es lástima que no lo haga, porque todas ellas son de mérito sobresaliente…”[18]

Antonio Berenguer Sed, en sus Tradiciones villaclareñas, refiere que “Antonio Vidaurreta Álvarez, jamás salió de Villaclara, ni montó en tren y no se embarcó jamás, nunca aceptó homenajes ni distinciones, ni nada que hiriese su natural modestia. Gaspar Núñez de Arce, eminente lírico español, lo felicitó una vez en carta expresiva donde lo llamaba “poeta notable, poseedor de una inspiración extraordinaria”. Nada dijo a sus amigos ni admiradores, y entre ellos el autor de estas Tradiciones, leyeron esa carta laudatoria, que consagraba a Antonio Vidaurreta como el mejor poeta villaclareño”[19].

La última composición que hizo el poeta, fue el soneto al poeta matancero Bonifacio Byrne, con motivo de su muerte, publicado en el periódico mambí “El Nacional”.

Solo Antonio Vidaurreta no fue poeta, el 25 de julio de 1870, fue nombrado Oficial de la secretaría del Ayuntamiento santaclareño, cargo que desempeñó hasta el 26 de diciembre de 1882 que solicitó su renuncia, pero a partir de 1874 ocupó el ramo de la Contaduría del propio Ayuntamiento hasta el año 1898[20], que presentó su jubilación.

Padre de una gran familia de intelectuales connotados de la ciudad como es el caso de Antonio Vidaurreta Casanova, más conocido por Céfiro, el de las crónicas del pasado del periódico local La Publicidad, del poeta, periodista y escritor Augusto M. Vidaurreta Gómez[21].

Entre las publicaciones del destacado intelectual y diplomático Dr. Manuel García Garófalo Mesa está la que fue impresa en Ediciones Botas, en Ciudad Méjico, titulada “Poesías selectas de Antonio Vidaurreta Alvarez”, aquí hace un estudio biográfico y crítico de su obra con una hermosa carta de Gaspar Núñez de Arce.

Falleció el poeta en la ciudad que lo vio nacer el 10 de enero de 1899. El duelo fue

despedido por el pedagogo Eduardo Rodríguez Veitía, con emocionantes frases, a nombre de los familiares del poeta y del Ilustre Ayuntamiento local. El periódico político El Pueblo, dirigido por Don Tomás Solveira Peláez, publicó una crónica referida al duelo sufrido por las letras cubanas.

Los restos del poeta permanecieron en el nicho mencionado hasta que por la géneros a iniciativa del Dr. Garófalo Mesa, se le erigió el panteón en el cementerio local el 20 de mayo de 1915, el que fue solemnemente bendecido por el Presbítero Angel Tuduri Perera[22]. En dicho panteón está grabada la estrofa suya, escrita en septiembre de 1883, que en forma de autógrafo describe su ideal poético:

En mi niñez inquieta,

enseñóme con método sencillo

el arte de escribir Iturzaeta

y en mi ciudad juvenil alborozada,

el arte de cantar al pajarillo,

que trina en la enramada

El  2 de noviembre de 1917, el Ayuntamiento santaclareño sustituyó el nombre de la calle San Pedro por el de Antonio Vidaurreta  Álvarez, aunque tradicionalmente se le sigue conociendo por el nombre antiguo.

Bibliografía

Anales de la Academia de la Historia de Cuba. Director José A. Rodríguez García. Académico de Número. Tomo VII. Imprenta El Siglo XX, República de Brasil, 27, 1927: Periodismo Pre-revolucionario. Trabajo presentado por el Académico correspondiente de Santa Clara, Sr. Manuel García Garófalo Morales, pp. 125-151.

Ayuntamiento de Santa Clara. Resumen de proyecto de presupuesto ordinario. Ejercicio de 1898 a 1899. En Archivo Histórico Provincial de Villa Clara (Santa Clara).

Berenguer Sed, Antonio. Tradiciones villaclareñas. Imprenta y Papelería de Rambla, Bouza y Compañía, 1929, pp. 64-69.

Colección Manuel García Garófalo. Legajo 9, Expediente 488. En Archivo Histórico Provincial de Villa Clara (Santa Clara).

Diccionario de la Literatura Cubana. Instituto de Literatura y Lingüística de la Academia de Ciencias de Cuba. Editorial Letras Cubanas, Ciudad de La Habana, Cuba, 1985, p.745.

El Mosaico. Año I. Santa Clara, diciembre 31 de 1893. Núm. 12, pp.1-2. Galería de Caballeros

 Año I. noviembre 12 de 1893. No.5, p.1

 Año I. Noviembre 19 de 1893. No.6, p.1

El Fígaro. Año XXXI (22) 30 de mayo de 1915. Homenaje al poeta Antonio Vidaurreta, p. 289.

El Propagandista. Año II. Villaclara, enero 10 de 1901. No. 21. Antonio Vidaurreta Álvarez, por Juan de la Cruz.

El Quince de Julio. Edición Especial. Villaclara 15 de julio de 1918, s.p

El Villareño. Número extraordinario dedicado a Villaclara, La Habana, 1901

El Villareño. Año V, Santa Clara, 3 de octubre de 1953. No.231, p.2 col 1. Sección Humo y Ceniza, por “Don Floro” .

García Garófalo, Dr. Manuel. Marta Abreu Arencibia y el Dr. Luis Estévez y Romero. Estudio biográfico. Imp. y Librería La Moderna Poesía, Pi y Margall 135, Habana, 1925, pp.44-46,73-74, 83, 140

Los poetas villaclareños, Imp. J. Arroyo-Pte. Zayas 24, La Habana, 1927, pp.60-71.

Diccionario de seudónimos, poetas y periodistas villaclareños. La Habana, 1926.

García Garófalo Mesa, Manuel. Los poetas villaclareños, La Habana. Imprenta J. Arroyo, 1927.       

La Publicidad. Año XXXIX. Santa Clara, 11 de enero de 1943. No. 135755, p. 1 col 1: Dos Aniversarios, por Jesús Blanco León.

 Año XLVII. Santa Clara, 7 de mayo de 1951. No. 14370, p. 7 col. 1-4

López Leiva, Francisco, Zig-Zags, colectivo de artículos y poesías, Imp. de Villaclara, Santa Clara, 1891.

Revista Cárdenas Social. Año IX. Cárdenas, marzo de 1941. No.97, p 31, col 1-2.

Vidaurreta Álvarez, Antonio. Guirnaldas villaclareñas; cromos y retratos de jóvenes publicados en la revista hasta el 31 de diciembre de 1893. Quiñones impresor, Santa Clara, 1894, 95 p.

 Flores villaclareñas. Imprenta del Siglo, San José No. 18. Villaclara, 1858, 224 p.

Notas, citas y referencia bibliográficas



[1]Según consta en la certificación de bautismo, folio 119, tomo 1, No. 620- Bautizado per el PbroDn. Pedro Guillermo Gutiérrez, Cura Bdo de la Parroquia

[2] Tuvo tres hijos: Angélica, Antonio y Augusto M. Vidaurreta Gómez

[3] Semanario dedicado a la literatura, vio la luz pública el 4 de diciembre de 1881

[4]Fundado en 1886, semanario de ciencias y literatura, posteriormente semanario de literatura y conocimientos útiles. Directores Rafael Martínez Ortiz, Miguel Gutiérrez Morillo.

[5]Semanario ilustrado con grabados, fundado por el Dr. En Medicina y Cirugía José Cornides Rivera. Fue publicado su primer número el 15 de octubre de 1893. Catalogado como el primer periódico en Villaclara que tuvo fotograbados hechos en la ciudad.

[6]Periódico habanero satírico burlesco de costumbres y literatura, sale a la luz el 16 de octubre de 1859, fundado y dirigido por Juan Martínez Villergas. A pesar de ser un periódico de ideas progresistas, popularizó la imagen del personaje Liborio como expresión genuina de nuestro pueblo.

[7] El español Don Gaspar Núñez de Arce le envió expresiva carta.

[8]Las hermanas Rosa, Marta y Rosalía González Abreu, le enviaron una carta al poeta como expresión de eterno agradecimiento por los sentidos versos dedicados a la memoria de su madre.

[9] Música del destacado violinista Néstor A. Palma Izaguirre.

[10] Transcurridos 52 años, fue leído en el Club Náutico de Varadero con motivo de la Séptima Asamblea Nacional de Arquitectos, por el distinguido y prestigioso arquitecto local Silvio Payrol Arencibia, hecho que fue divulgado en la revista Cárdenas Social perteneciente al mes de marzo de 1941.   

[11]Himno a voces solas. Música del violinista Néstor A. Palma Izaguirre

[12] Leída en el Círculo Villaclareño el 1º. de abril de 1880 en la conferencia dada por el Sr. Estrada y Zenea

[13] Periódico El Villareño. Año V, Santa Clara, 3 de octubre de 1953. No.231, p.2 col 1. Sección Humo y Ceniza, por “Don Floro”.

[14] La primera de las guirnaldas es de la pluma de Fernando Reyes, la segunda de Salvador Domínguez, la tercera de Félix Martínez, la cuarta de Antonio Vidaurreta y Álvarez y la quinta de Fernando Sánchez.

[15]García Garófalo Mesa, Dr. Manuel, Los poetas villaclareños, La Habana. Imprenta J. Arroyo, 1927, p 61.  

[16] López Leiva, Francisco, Zig-Zags, colectivo de artículos y poesías, Imp. de Villaclara, Santa Clara, 1891, p. 49

[17]Ibídem, p.50

[18]Ibídem, p 51

[19] Berenguer Sed, Antonio. “Tradiciones villaclareñas¨. Imprenta y Papelería de Rambla, Bouza y Compañía, 1929, pp. 64-69.

[20] Aprobado por la Junta Municipal, en sesión del 5 de junio de 1898.

[21] Conocido popularmente con el seudónimo de Roger Luna. Hijo tercero y continuador de la obra de Antonio Vidaurreta Álvarez, padre del director del periódico local La Publicidad Antonio Julio Vidaurreta Casanova desde 1933 hasta 1964

[22] De origen matancero. Fue Capitán del Ejercito Libertador Cubano en la gesta del 95. Ejerció la mayor parte de su sacerdocio en Santa Clara en la demolida iglesia Parroquial Mayor de la ciudad

Por favor regístrese o haga login para añadir sus comentarios a este artículo.
Buscar
323140
HoyHoy214
AyerAyer325
Esta SemanaEsta Semana1493
Este MesEste Mes4185
Todos los DíasTodos los Días323140
Día más Visitas 03-13-2017:447
US
Formulario de Acceso

Artículos Relacionados