Historial del Fondo Protocolos Notariales
Villa Clara con Todos
Artículos más Leídos
Artículos más Actuales
24 - 10 - 2017
Aviso
  • La cuenta de Invitado no está configurada correctamente. Por favor establezca la opción 'Nombre de usuario invitado' de manera que corresponda a un nombre de usuario registrado. guest_username="Invitado"

    --
    yvComment solution, version="2.00.4"

Historial del Fondo Protocolos Notariales

Ratio:  / 3
MaloBueno 

TÍTULO DEL FONDO: PROTOCOLOS NOTARIALES 
FECHAS EXTREMAS: 
1845-1967
NIVEL DE DESCRIPCIÓN: 
FONDO (1)
VOLUMEN: 
2000 protocolos.

História Institucional 

En 1902, ante el panorama, nació el Ministerio de Justicia, en aquella época llamado Departamento de Estado y Justicia. En dicho lugar, en 1902, la Secretaría de Justicia se fusionó con la Secretaría de Estado pasando a nombrarse entonces Secretaría de Estado y Justicia.

Anteriormente, la estructura administrativa del Ministerio de Justicia estaba compuesta por la Dirección de Justicia y por la Sección de los Registros y del Notariado. Al finalizar la Segunda Intervención, ya los presupuestos reflejaban una estructuración administrativa más amplia y racional para la Secretaría de Justicia estructura en secciones de asuntos judiciales y de gobierno, estadísticas y antecedentes penales, dirección de los registros y del notariado, delegados en tribunales juzgados y servidumbres.


El Ministerio de Justicia tuvo distintas denominaciones, siendo la inmediata anterior la Secretaría de Estado y Justicia. Ya en 1909, al separarse de Estado, a Justicia se le encomendó la atención directa de todos los asuntos cursados ante los tribunales en los cuales el Estado se hallaba interesado, asumiendo las funciones que hasta entonces desempeñaban los fiscales, constituyéndose la Secretaría de Justicia en el jefe administrativo de los mismos y a cargo de la representación estatal ante los tribunales.

Entre las funciones que se asignaron al Secretario de Justicia estaba la de dar su opinión al Presidente de la República y a los Secretarios de Despacho, cuando lo solicitaran, sobre asuntos de índole legal y jurídica. En estos casos sus opiniones eran de carácter consultivo, sin fuerza de obligatoriedad.

Con la promulgación del código de 1929, y el Primer Congreso Notarial se reestructuran los colegios notariales creados en 1902. Comienza para el Notariado cubano un franco proceso de desarrollo, al ser una ley auténticamente nacional. Con el triunfo de la Revolución en 1959 operan transformaciones en el Notariado cubano. Las regulaciones de 1966 crean y determinan las funciones de los notarios interinos adscritos a los bufetes colectivos de abogados.

En nuestro país la institución notarial tiene como surgimiento de su desarrollo la segunda mitad del siglo XIX cuando era Cuba una colonia española. La Real Cédula del 30 de enero de 1855 organizó la Administración de Justicia en las provincias de Ultramar y dictó disposiciones referentes a los escriban. 

Durante 1902 se dio continuidad a la obligación de redactar diferentes escrituras emitidas por los escribanos y notarios del territorio de Villa Clara. Al finalizar el año estas eran cocidas o pegadas, formando un protocolo notarial, incluso a veces llegaban a conformar más de un tomo por año, que eran identificadas por el nombre del notario. Los protocolos inicialmente se formaban y permanecían bajo la custodia de su creador, pero eran supervisados por el ministerio de justicia. Esta situación se mantuvo hasta 1909, en que fue promulgada la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo y nuevamente la Secretaría de Justicia adquirió carácter independiente para el desarrollo de sus actividades, al desvincularse de la Secretaría de Estado.

La obligación de evidenciar de manera escrita lo que acordaban hacer o no hacer las personas, como acto de justicia, fue uno de los más importantes legados, para conocer la memoria de la humanidad, que nos dejaran los españoles. Las funciones que tenía el organismo asignadas en aquella época tuvieron sus variaciones. Al principio se le asignó la responsabilidad de los Registros Civiles y el Notariado, la Estadística Criminal y Civil, y la publicación de la Colección Legislativa y la Jurisprudencia; posteriormente, en el año 1908, se les incluyeron los Asuntos de Gobierno y Judiciales, y los Antecedentes Penales.

De manera que la función de un notario es la formalización de actos jurídicos de los ciudadanos, siempre que no existan litigios. El notario plasma en las escrituras notariales, diversos actos legales del quehacer político, económico y social del territorio. Estas contienen hipotecas, adjudicaciones de bienes, testamentos, fusión, y cancelación de sociedades, protocolización, compra-venta de casas, fincas rústicas y urbanas, poderes especiales y generales, matrimonios, entre otras operaciones.

Dichas escrituras se reflejan en los protocolos como constancia de la focalización del acto legal realizado, por ello cada notario posee su protocolo personalizado para la expedición de escrituras. 

El Archivo Histórico Provincial de Villa Clara atesora protocolos notariales de los siglos XIX y XX. Entre ellos encontramos alrededor de notario 200 y más notarios donde la gran mayoría plasmaron su escrituras en más de 2 tomos durante la colonia, república y revolución.

El procesamiento científico técnico de la documentación del fondo se encuentra en procesamiento desde enero de 2011 por especialistas del Grupo de procesos técnicos del Archivo Histórico Provincial de Villa Clara, donde se determinó después de un exhaustivo estudio de la documentación y de las características presentadas, realizarle la descripción a nivel de serie documental a los protocolos pertenecientes a la etapa de la colonia. Los notarios pertenecientes a la etapa de la neocolonia y revolución se les realizarán un índice por gran volumen de protocolos que poseen. 

Historia archivística

El organismo radicó sobre el año 1899 en un local que existió en la Calle Tacón No. 1, ya demolido al fondo de lo que fue el “Palacio del Segundo Cabo” . Llamado Secretaría de Justicia e Instrucción Pública, radicó durante muchos años el antiguo Tribunal Supremo de Justicia de Cuba. Más tarde en este lugar radica, el edificio que ocupa, el Consejo Nacional de Cultura.

Posteriormente, en el año de 1900, ya desvinculada de Instrucción Pública de acuerdo con lo dispuesto en la Orden Militar No. 1 del primero de enero de 1900 (Gaceta Oficial Extraordinaria de esa fecha), la Secretaría de Justicia se domicilió en el llamado “Convento de Belén”, situado en las Calles de Compostela entre Luz y Acosta. En dicho lugar, en 1902, se fusionó con la Secretaría de Estado pasando a nombrarse entonces Secretaría de Estado y Justicia. Esta situación se mantuvo hasta 1909, en que fue promulgada la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo y nuevamente la Secretaría de Justicia adquirió carácter independiente para el desarrollo de sus actividades, al desvincularse de la Secretaría de Estado.

El Misterio de Justicia tuvo distintas denominaciones, siendo la inmediata anterior la Secretaria de Estado y Justicia, pero es precisamente por la mencionada Ley que quedó independizado de la de Estado, al consignarse en su artículo 32 y en el Título de los Ministros de Gobierno, según su redacción por modificaciones posteriores, en aquel momento Secretarías y Secretarios, la denominación de Secretaría de Justicia.

Ya en 1909, al separarse de Estado, a Justicia se le encomendó la atención directa de todos los asuntos cursados ante los tribunales en los cuales el Estado se hallaba interesado, asumiendo las funciones que hasta entonces desempeñaban los fiscales, constituyéndose la Secretaría de Justicia en el jefe administrativo de los mismos y a cargo de la representación estatal ante los tribunales.

A partir de los años 80 con la implementación de las leyes establecidas se determinó que los Protocolos Notariales de los diferentes notarios con mas de 20 años en el Ministerio de Justicia pasaran al Archivo Provincial de Protocolos de los diferentes donde permanecían hasta exceder los 40 años, a partir de ese momento son transferidos, al archivo histórico provincial. El primer ingreso de los documentos en el centro se efectuó en el año 1993 y se mantiene la entrada de los mismos según los plazos establecidos.

Subordinación


Organismos que antecede o precede.
Archivo Provincial de Protocolos 

Repertorio de organigramas 

Los Protocolos Notariales desde de su vigencia ha reflejado la misma estructura en las escrituras de manera que no se observan grandes cambios en el organismo.

ÍNDICE LEGISLATIVO 

Nombre del organismo: Ministerio de Justicia 

Asunto: Código Civil de la República de Cuba

  • Decreto de 23 de julio de 1701. (Felipe V).
  • Real Cédula del 30 de enero de 1855.
  • Ley del Notariado español de 28 de mayo 1862.
  • Ley del 3 de marzo de 1873.
  • Decreto de 29 de octubre de 1873.
  • Decreto de 8 de noviembre de 1874.
  • Real Decreto de 30 de septiembre de 1875.
  • Orden 112 de 16 marzo de 1900.
  • Colegio Notarial de la Habana, constituido en 1902.
  • Código Notarial del 20 de febrero de 1929.
  • Decreto de 6 de febrero de 1929.
  • Ley No. 1189 de 25 de abril de 1966.
  • Resolución No. 365 del Ministerio de Justicia de 15 de junio de 1966.
  • Ley No. 50 de 1984 de las notarías estatales. Resolución No. 70 de 1992 (Reglamento).

Resumen del contenido de las normativas: Ya en los primeros siglos de la Edad Media aparece la figura del escritor.

En la Edad Moderna se establecen, mediante los depósitos obligatorios de los protocolos, los archivos notariales.

Felipe V impuso la reunión de la documentación notarial mediante el decreto de 23 de Julio de 1701, mandando recoger los protocolos en las Casas Consistoriales al igual que en las principales ciudades.

En 1765 se creó en Madrid el Archivo General de los protocolos, advirtiéndose a lo largo de todo el siglo XVIII una racionalización y simplificación en el contenido de los mismos. Se aprecia la tendencia a normalizar los tipos documentales.

La obligación de evidenciar de manera escrita lo que acordaban hacer o no hacer las personas, como acto de justicia, fue uno de los más importantes legados, para conocer la memoria de la humanidad, que nos dejaran los españoles.

La institución notarial en nuestro país tiene como surgimiento de su desarrollo la segunda mitad del siglo XIX cuando era Cuba una colonia española. La Real Cédula del 30 de enero de 1855 organizó la Administración de Justicia en las provincias de Ultramar y dictó disposiciones referentes a los escribanos. La Ley Orgánica del Notariado español del 28 de mayo de 1892 ubicó al Notariado de las colonias en igualdad de posición que el de la Península. Luego en 1873 se dispuso que los notarios de Indias llevaran su protocolo propio y se organizara el Notariado de las provincias de Ultramar. Meses después, el 29 de octubre de 1873, y en cumplimiento de la Ley de 3 de marzo de 1873. En 1874 se establecen los aranceles para Cuba y Puerto Rico. En 1875 se dispone por Real Decreto la manera de redactar los documentos públicos sujetos a Registro. Ocurre entonces la constitución del Colegio Notarial de La Habana. 

En 1898 acontece la intervención de EE.UU., pero se mantuvieron vigentes las instituciones y entre ellas las del Notariado.

El 16 de marzo de 1900, se dictó la orden 112:

  • Los colegios notariales serán dirigidos por juntas y ellos tendrán la autoridad judicial.
  • Las juntas directivas estarán compuestas por un presidente con el nombre de decano del colegio, dos censores, un tesorero, y un secretario.
  • Los colegios notariales tendrán sus reglamentos especiales para su régimen interior en la forma en que los mismos acordaren, reunidos en Junta General, pero sometiendo sus proyectos a la aprobación del gobierno.
  • Los notarios en su organización disciplinaria dependen del Juez de Primera Instancia del Partido, de la junta directiva de su colegio, de la sala de gobierno, de la audiencia territorial y de la Secretaría de Justicia.
  • Los protocolos pertenecen al Estado. Los notarios conservarán como archiveros de los mismos y bajo su responsabilidad.

Tres décadas después se promulga el Código Notarial de 1929, se celebra el Primer Congreso Notarial, en el que se reestructuran los colegios notariales creados en 1902. Estos colegios agruparon a los notarios dentro de la jurisdicción de los distritos judiciales de las antiguas audiencias, constituyéndose el Colegio Notarial del país.

Con la promulgación del código de 1929, comienza para el Notariado cubano un franco proceso de desarrollo, al ser una ley auténticamente nacional. En su artículo 1 definió: “El notario como el funcionario público autorizado para dar fe, conforme a las leyes, de los contratos, hechos y demás actos extrajudiciales en que intervenga por razón de su cargo; para formalizar y autenticar los documentos en que consten; para conservar y custodiar en depósito los protocolos y libros pertenecientes a la notaría a su cargo y para expedir las copias y testimonios correspondientes”. Este enunciado tiene aún vigencia. 

Con el triunfo de la Revolución en 1959 operan transformaciones en el Notariado cubano. Aunque en esta etapa no se promulgaron, de manera directa, leyes derogatorias hasta el 15 de junio de 1966 que aparece una del Ministerio de Justicia, el movimiento legislativo general llevado a cabo por la Revolución fue mermando el contenido de la función notarial y su estructura organizativa. El articulado del Notariado cubano fue cayendo en desuso. Las regulaciones de 1966 Crean y determinan las funciones de los notarios interinos adscritos a los bufetes colectivos de abogados.

En 1984 se celebra en la Habana la Primera Reunión Nacional de Notarios. Con los objetivos de analizar cuestiones relacionadas con el notario y su participación activa en el fortalecimiento de la legalidad, valorar cuestiones técnicas y doctrinales sobre el instrumento público, el estudio del Derecho notarial como parte del Programa de asignaturas de nuestras universidades, así como la discusión del anteproyecto de lo que sería nuestra ley rectora, la Ley No. 50 de la Notarías Estatales, aprobada por el Parlamento el 28 de diciembre de 1984 y puesta en vigor el 1 de abril de 1985. 

La Ley No. 50 en solo un cuerpo legal recoge los principios generales de la organización y funcionamiento de la actividad notarial.

Los antecedentes más inmediatos de nuestra legislación notarial lo constituyen la Ley del notariado español de 1862 que, con ligeras variantes, rigió en Cuba hasta la promulgación del Código de materia notarial de 20 de febrero de 1929 (época republicana). Este documento, conjuntamente con la Ley 1189 de 25 de abril de 1966 y la Resolución 365 de 15 de junio de 1966 del Ministerio de justicia constituyen las fuentes positivas esenciales del Derecho Notarial Cubano. 

Las afirmaciones expuestas sustentan el que nuestro notariado se haya organizado en forma casi idéntica al notariado español.

Por la Ley de 30 de mayo de 1913 se creó en la Secretaría de Gobernación una Dirección General denominada “Gaceta Oficial”; por el Decreto 1081 de 10 de agosto de 1915 se reorganiza y reglamenta la Dirección de los Registros y del Notariado. 

Por el Decreto 1252 de 17 de junio de 1925 se ordena al Secretario de Justicia que publique en la Gaceta Oficial la demarcación Notarial de la República, fijando en ellas el número de Notarias que a su juicio deban existir en cada Término Municipal. 

A la vez que dicta otras disposiciones y por el Decreto 1965 de 17 de diciembre de 1926 adiciona un párrafo al artículo 3 del antes citado Decreto en relación con el traslado de los archivos de las Notarías que hubiesen sido amortizadas en lo adelante.
El Código Civil contempla el Código Notarial de Cuba, y esta compuesta por una serie de dictámenes de adjudicaciones de bienes, testamentos y toda clase de actos legales que se contemplan en las escrituras notariales. 

Mediante la Ley de 2 de febrero de 1932 se crea en la Dirección de los registros y del Notariado de la secretaría de Justicia el Negociado del registro Civil.
Fecha de aprobación de la norma: La Ley de 20 de 1929 aprueba el Código Notarial. 

Rango de la Norma: Real Decreto

CUADRO DE CLASIFICACIÓN

El cuadro de clasificación que se describe del fondo es funcional y se ha organizado por notarios ordenados alfabéticamente de la siguiente manera: 

Protocolos Notariales 

1. Formalización de instrumentos públicos notariales. 

* 1.1 Expedición de escrituras Notariales de José P. Agüero Agüero

1.2 Expedición de escrituras Notariales de Andrés Arceo.

1.2.1 Escrituras de Adjudicaciones 
1.2.2 Escrituras de Sociedades
1.2.3 Escrituras de Cancelaciones
1.2.4 Escrituras de Compra –ventas
1.2.5 Escrituras de Poderes
1.2.6 Escrituras de Matrimonios
1.2.7 Escrituras de Otorgamientos
1.2.8 Escrituras de Arrendamientos 
1.2.9 Escrituras de Aseguraciones
1.2.10 Escrituras de Cesiones
1.2.11 Escrituras de Compromisos
1.2.12 Escrituras de Contratos
1.2.13 Escrituras de Declaraciones
1.2.14 Escrituras de Divisiones
1.2.15 Escrituras de Donaciones
1.2.16 Escrituras Extraprotocolares
1.2.17 Escrituras de Fianzas
1.2.18 Escrituras de Libertades
1.2.19 Escrituras de obligaciones
1.2.20 Escrituras de Permutas
1.2.21 Escrituras de Protestas
1.2.22 Escrituras de Protocolizaciones
1.2.23 Escrituras de Recibos y cancelaciones
1.2.24 Escrituras de Reconocimientos 
1.2.25 Escrituras de Refacciones
1.2.26 Escrituras de Renuncias
1.2.27 Escrituras de Traspasos
1.2.28 Escrituras de Aprendices
1.2.29 Escrituras de Donaciones
1.2.30 Escrituras de Redenciones
1.2.31 Escrituras de Fianzas
1.2.32 Escrituras de Elecciones de curador

*1.3. Expedición de escrituras Notariales de Antonio Delgado

*1.4 Expedición de escrituras Notariales de Calixto. M Casals Valdez

*1.5 Expedición de escrituras Notariales de Francisco Campos Centurión

*1.6 Expedición de escrituras notariales de Ramón de Iglesias

1.7 Expedición de escrituras notariales de Manuel Lino Surí

1.7.1 Escrituras de Adjudicaciones 
1.7.2 Escrituras de Cancelaciones
1.7.3 Escrituras de Matrimonios
1.7.4 Escrituras de Ventas
1.7.5 Escrituras de Poderes
1.7.6 Escrituras de Otorgamientos
1.7.7 Escrituras de Arrendamientos
1.7.8 Escrituras de Aseguraciones
1.7.9 Escrituras de Cesión de derechos y acciones 
1.7.10 Escrituras de Compromisos
1.7.11 Escrituras de Aprendices
1.7.12 Escrituras de Declaraciones jurídicas
1.7.13 Escrituras de Extraprotocolares
1.7.14 Escrituras de Donaciones
1.7.15 Escrituras de Fianzas
1.7.16 Escrituras de Libertades
1.7.17 Escrituras de Obligaciones
1.7.18 Escrituras de Divisiones
1.7.19 Escrituras de Protestos
1.7.20 Escrituras de Protocolizaciones
1.7.21 Escrituras de Recibos y cancelaciones
1.7.22 Escrituras de Renuncias
1.7.23 Escrituras de Traspasos
1.7.24 Escrituras de Aprendices
1.7.25 Escrituras de Donaciones
1.7.26 Escrituras de Redenciones
1.7.27 Escrituras de Fianzas
1.7.28 Escrituras de Permutas
1.7.29 Escrituras de Refacciones
1.7.30 Escrituras de Sociedades 

*1.8 Expedición de escrituras notariales de Manuel Nieto

1.8.1 Escrituras de Adjudicaciones 
1.8.2 Escrituras de Sociedades
1.8.3 Escrituras de Préstamos
1.8.4 Escrituras de Ventas
1.8.5 Escrituras de Poderes
1.8.6 Escrituras de Matrimonios
1.8.7 Escrituras de Otorgamientos
1.8.8 Escrituras de Arrendamientos 
1.8.9 Escrituras de Aseguraciones
1.8.10 Escrituras de Cesiones
1.8.11 Escrituras de Compromisos
1.8.12 Escrituras de Contratos
1.8.13 Escrituras de Declaraciones
1.8.14 Escrituras de Concesiones
1.8.15 Escrituras de Nombramientos
1.8.16 Escrituras Extraprotocolares
1.8.17 Escrituras de Fianzas
1.8.18 Escrituras de Libertades
1.8.19 Escrituras de Obligaciones
1.8.20 Escrituras de Permutas
1.8.21 Escrituras de Protestas
1.8.22 Escrituras de Protocolizaciones
1.8.23 Escrituras de Recibos y cancelaciones
1.8.24 Escrituras de Reconocimientos 
1.8.25 Escrituras de Refacciones
1.8.26 Escrituras de Renuncias
1.8.27 Escrituras de Traspasos
1.8.28 Escrituras de Intestados
1.8.29 Escrituras de Donaciones
1.8.30 Escrituras de Redenciones
1.8.31 Escrituras de Hipotecas
1.8.32 Escrituras de Rescisiones
1.8.33 Escrituras de Prórrogas
1.8.34 escrituras de Cancelaciones

*1.9 Expedición de escrituras notariales de Antonio Palma

*1.10 Expedición de escrituras notariales de Antonio Ponce

1.11 Expedición de escrituras notariales de Juan Francisco Socarrás

1.11.1 Escrituras de Sociedades
1.11.2 Escrituras de Cancelaciones
1.11.3 Escrituras de Poderes
1.11.4 Escrituras de Aseguraciones
1.11.5 Escrituras de Cesiones de derechos y acciones
1.11.6 Escrituras de Contratos
1.11.7 Escrituras de Declaraciones
1.11.8 Escrituras de Donaciones
1.11.9 Escrituras Extraprotocolares
1.11.10 Escrituras de Fianzas
1.11.11 Escrituras de Libertades
1.11.12 Escrituras de Obligaciones
1.11.13 Escrituras de Permutas
1.11.14 Escrituras de Protestos
1.11.15 Escrituras de Protocolizaciones
1.11.16 Escrituras de Recibos 
1.11.17 Escrituras de Reconocimientos
1.11.18 Escrituras de Refacciones
1.11.19 Escrituras de Recibos y cancelaciones
1.11.20 Escrituras de Ventas
1.11.21 Escrituras de Hipotecas
1.11.22 Escrituras de Consesiones
1.11.23 Escrituras de Traspasos
1.11.24 Escrituras de Préstamos

1.12 Expedición de escrituras notariales de Federico Tabares

1.12.1 Escrituras de Adjudicaciones 
1.12.2 Escrituras de Sociedades
1.12.3 Escrituras de Cancelaciones
1.12.4 Escrituras de Compra –ventas
1.12.5 Escrituras de Poderes
1.12.6 Escrituras de Matrimonios
1.12.7 Escrituras de Otorgamientos
1.12.8 Escrituras de Arrendamientos 
1.12.9 Escrituras de Aseguraciones
1.12.10 Escrituras de Cesiones
1.12.11 Escrituras de Compromisos
1.12.12 Escrituras de Contratos
1.12.13 Escrituras de Declaraciones
1.12.14 Escrituras de Divisiones
1.12.15 Escrituras de Donaciones
1.12.16 Escrituras Extraprotocolares
1.12.17 Escrituras de Fianzas
1.12.18 Escrituras de Libertades
1.12.19 Escrituras de Obligaciones
1.12.20 Escrituras de Permutas
1.12.21 Escrituras de Protestas
1.12.22 Escrituras de Protocolizaciones
1.12.23 Escrituras de Recibos y cancelaciones
1.12.24 Escrituras de Reconocimientos 
1.12.25 Escrituras de Refacciones
1.12.26 Escrituras de Renuncias
1.12.27 Escrituras de Traspasos
1.12.28 Escrituras de Aprendices
1.12.29 Escrituras de Donaciones
1.12.30 Escrituras de Redenciones
1.12.31 Escrituras de Fianzas
1.12.32 Escrituras de Elecciones de curador

1.13 Expedición de escrituras notariales de Esteban Tomé

1.13.1 Escrituras de Adjudicaciones 
1.13.2 Escrituras de Sociedades
1.13.3 Escrituras de Cancelaciones
1.13.4 Escrituras de Compra –ventas
1.13.5 Escrituras de Poderes
1.13.6 Escrituras de Matrimonios
1.13.7 Escrituras de Otorgamientos
1.13.8 Escrituras de arrendamientos 
1.13.9 Escrituras de aseguraciones
1.13.10 Escrituras de Cesiones
1.13.11 Escrituras de Compromisos
1.13.12 Escrituras de Contratos
1.13.13 Escrituras de Declaraciones
1.13.14 Escrituras de divisiones
1.13.15 Escrituras de Donaciones
1.13.16 Escrituras Extraprotocolares
1.13.17 Escrituras de Fianzas
1.13.18 Escrituras de Libertades
1.13.19 Escrituras de Obligaciones
1.13.20 Escrituras de Permutas
1.13.21 Escrituras de Protestas
1.13.22 Escrituras de Protocolizaciones
1.13.23 Escrituras de Recibos y cancelaciones
1.13.24 Escrituras de Reconocimientos 

*1.14 Expedición de escrituras notariales de Tomas machin Peñate 

BIBLIOGRAFÍA 

Ministerio de Justicia (on-line) disponible en http//www.ministeriodejustica.dr.cu

Barroso (2009).Fondos de Identidad Villaclareña. Editora Historia. Centro Habana. La habana, Cuba. 

Protocolos Notariales (1845-1967). Archivo Histórico Provincial. Villa Clara Cuba. 

Nota: Los notarios que se representan en el cuadro de clasificación pertenecen a la etapa de la colonia. De los mismos, los que se representan con el asterisco son los que contienen índices y no se encuentran en proceso. 


Por favor regístrese o haga login para añadir sus comentarios a este artículo.