Surgimiento y desarrollo del Alumbrado Público en Bayamo en el período de 1907 a 1930.
Villa Clara con Todos
Artículos más Leídos
Artículos más Actuales
13 - 12 - 2018
Aviso
  • La cuenta de Invitado no está configurada correctamente. Por favor establezca la opción 'Nombre de usuario invitado' de manera que corresponda a un nombre de usuario registrado. guest_username="Invitado"

    --
    yvComment solution, version="2.00.4"

Surgimiento y desarrollo del Alumbrado Público en Bayamo en el período de 1907 a 1930.

Ratio:  / 0
MaloBueno 

En la búsqueda bibliográfica  realizada pudimos constatar que en los fondos del Archivo Histórico Provincial “José Manuel Carbonell Alard” existen varios documentos que demuestran que la ciudad de Bayamo fue una de las localidades favorecidas con este servicio, sin embargo solo tenían acceso a él las familias más adineradas. En documentos originales conservados en el fondo Ayuntamiento Municipal Neocolonia, Actas Capitulares del Ayuntamiento de Bayazo y en la Gaceta Oficial de junio de 1907 en dicha búsqueda se  demuestra la intención del Ayuntamiento de Bayamo para que la población gozara de los beneficios que le reportaría este servicio a los moradores de esta insigne ciudad. Encontramos información sobre el  protagonismo de la Compañía Cubana de Electricidad en Bayamo en el periodo de 1907 a 1933, tema a tratar en este estudio.

En el acuerdo 17: Se leyó el escrito del Sr Philip B Windsor pidiendo autorización para establecer una planta eléctrica en esta ciudad. Y se acordó sin perjuicio de resolver lo que a dicha petición corresponde, requerir al interesado por los planos que ha debido acompañar a su solicitud, noticia del lugar en que se propone radicar la planta y demás datos que proceden en estas obras. 

 

Con fecha 17 de mayo del 1907, al folio 218-219,  el Presidente del Ayuntamiento Francisco Estrada Mariño, se dio lectura a la instancia del Sr. Luís Ángel Milanés Tamayo*, acompañando memoria, planos y propuestas para el establecimiento por su poderdante Sr. Philip B. Windsor   de una planta eléctrica para el alumbrado público en esta ciudad, a fin de que por  el Ayuntamiento se acuerde el permiso que interesa para colocación de los postes necesarios a dicho propósito. El Concejo enterado acordó acceder a la inmediata colocación de los postes a cuyo efecto y para que en estos se guarde la relación debida; que sean regulados en la forma que demanda el ornato de la población y que se le revista con la pintura que corresponda, comisionando en su representación al Primer teniente de Alcalde Manuel Plana Rodríguez del Rey, al concejal Hiram Tamayo y al Arquitecto Municipal, con los cuales habrá de entenderse Luís Ángel Milanés Tamayo.

[1]Luís Ángel Milanés Tamayo: General del Ejército Libertador, Representante de la Cámara por el Oriente del País, declarado Hijo Dilecto de la Ciudad de Bayamo.

Por cuanto en 22 de mayo 1907 conforme con las leyes de Corporaciones Mercantiles del Estado de New York de los Estados Unidos, fue constituido por los Srs. Philip  B. Windsor y otros la Sociedad Mercantil The Bayamo Company, para dedicarse, entre otros negocios, al establecimiento y explotación de plantas eléctricas y cuyo certificado de incorporación, previo los trámites legales para su validez y efecto en esta República, se ha protocolizado bajo escritura No 488 de 3 de junio de 1913, y en cuya razón social de The Bayamo Company, quedó adscripta la propiedad y explotación de la citada planta eléctrica, autorizada por el citado Decreto No 684 de junio 1907.

En la Gaceta Oficial de junio 1907, fue publicado el Decreto No. 684. Textualmente dice:

Visto el expediente instruido a virtud de instancia del Sr. Philip Brundage Windsor, fechada el 23 de abril de 1907, por la que solicita permiso para establecer en Bayamo una planta eléctrica con destino al alumbrado público y privado de esta ciudad, atendiendo a lo informado sobre el particular por la Secretaría de Obras Públicas y por la Dirección General de Comunicaciones.

Autorizar al peticionario, Sr. Philip Brundage Windsor, para que una vez que haya obtenido del Ayuntamiento de Bayamo los permisos que a dicha Corporación compete otorgar y de conformidad con los reglamentos razonables que dicte el mismo Ayuntamiento respecto a edificios y demás obras industriales, haga las instalaciones mencionadas en su referida instancia, con sujeción a la memoria que la acompaña y a las siguientes condiciones:

  1. Se empleará el sistema de corrientes alternativas multifásicas que circularán con alta tensión por el circuito primario, conectando con los transformadores, desde donde convertida la corriente en baja tensión pasará  a los circuitos secundarios que se establecerán en derivación o en serie, según sea la forma en que se desee obtener la distribución de la  luz.
  2. El edificio en que se instale la estación generadora ha de reunir, por su situación y construcción, las condiciones que prescriban las ordenanzas municipales de la localidad.
  3. El departamento donde se instalen los generadores se separará completamente del de maquinaria y demás de la planta, por medio de un tabique de material incombustible.
  4. Los cimientos de las máquinas generadoras se construirán de manera de evitar toda trepidación y los generadores eléctricos se instalarán sobre base  aisladoras.
  5. El Tablero de conexiones será de material incombustible, como mármol, pizarra, etc. Tendrá sus conexiones en la parte de atrás y será accesible por todos lados, separándosele un metro, por lo menos, de cualquier pared y de las puertas y ventanas y otro material combustible. Deberá tener los conmutadores o chuchos, y en su parte superior, pero siempre a la vista del operador, los voltámetros y amperómetros que sean necesarios y se hará uso de los reguladores automáticos necesarios.
  6. Los pararrayos se colocarán en lugar visible del tablero y se unirán por una perfecta y permanente conexión a tierra, lo más cerca posible del tablero, evitando hacer esas conexiones con las tuberías de gas y agua del edificio.
  7. Las cajas de resistencia deberán montarse en el tablero, alejadas del todo material combustible.
  8. Sobre el tablero se instalará un indicador de tierra (ground detector).
  9. Los transformadores de estación, sino pueden ser colocados en el tablero se alejarán de todo material combustible, colocándosele en lugares fácilmente accesibles, siendo todas las conexiones con el tablero, perfectamente aisladas.

10. Los postes serán de forma regular y pintados convenientemente.

11. La instalación de dichos postes se sujetará a lo que acuerde el Ayuntamiento de Bayamo, respecto a la ocupación de la vía pública.

12. Los alambres se colocarán sobre aisladores de vidrio o porcelana, de forma y tamaño convenientes para resistir el voltaje del circuito.

13. No se usarán los alambres de forro blanco en el exterior ni en edificios húmedos. En el interior de la casa solo podrá usarse el alambre de forro blanco en lugares muy secos y que no estén expuestos a la humedad, y cuando la instalación se haga en molduras de madera, esta han de estar enteramente secas y pintadas en el exterior y en el interior por lo menos con dos manos de pintura aisladoras a prueba de agua o repelente de la humedad.

14. Las juntas o empates de los alambres, además de hacerse mecánica y eléctricamente seguras, deben ser soldadas, y en caso de usarse ácidos para soldar, estos deberán ser bien limpiados antes de cubrir el empate del aislamiento. El aislamiento de la junta será igual al resto de los alambres.

15. Los alambres se colocarán por los menos a un pie de distancia unos de otros, de modo que la humedad o el agua de lluvia no puedan formar un puente de conexión de un alambre a otro, no tendrán contacto con otras sustancias que no sean aisladoras.

16. La colocación de los alambres se ajustará a lo que previenen los artículos 16 y 17 del Real Decreto de 14 de marzo de 1890 sobre instalaciones eléctricas y los del reglamento para su ejecución.

17. La  cubierta de los alambres conductores tendrá una resistencia dieléctrica de cien meg-ohms por milla, probada después de sumergidos aquellos en agua durante 24 horas a una temperatura de setenta y seis grados Fahrenheit.

18. Queda prohibido el uso en el exterior de ganchos de gomas y estaquillas (cleats) de madera o porcelana así como botones (knobs) de porcelana.

19. No se permitirán transformadores en el interior de ningún edificio a excepción de los instalados en la estación central, y los que se coloquen en el exterior estarán separados de las paredes por medio de materiales aisladores.

20. Los alambres solo podrán entrar en los edificios por medio de unos aisladores, inclinados hacia arriba de afuera para dentro, de modo que drenen automáticamente. Además, antes de entrar se le formará una pequeña curva, de manera que el agua de lluvia acumulándose en el punto más bajo de dicha curva, caiga a la calle en vez de extenderse por dicho alambre.

21. Las lámparas de arco abiertas deben ser cuidadosamente aisladas de todo material inflamable. Los globos estarán rodeados de una red metálica para evitar la caída de los pedazos en caso de rotura. Las lámparas de arco abierta colocadas en el interior del edificio se preverán de un detector de chispas para impedir el escape de la misma, al ser arrojadas por los carbones y estar cubiertos de filamentos metálicos.

22. Los motores se montarán sobre bases aisladoras o sea en las mismas condiciones generales que las citadas con relación a los generadores. Sus reóstatos o caja de alambre, deben ser colocadas en las mismas condiciones citadas con la referencia a la caja de resistencia de los generadores.

23. Tanto los aparatos como los alambres que se utilicen por el peticionario, al igual que las instalaciones generales se ajustarán al último informe del National Board of Fire Underwriters de los Estados Unidos.

24. En la planta habrá siempre suficiente reserva de aparatos y materiales para asegurar la continuidad de los servicios.

25. No podrá tomarse corriente definitiva ni temporalmente de otra empresa que carezca de la competente apreciación para suministrar, debiendo, en todo caso el solicitante someter a la Secretaría de Gobernación para que resuelva como proceda, los detalles de trabajadores y condiciones técnicas de trabajadores.

26. Para la inspección de trabajadores y exámenes de las obras que previenen el Real Decreto de 14 de marzo de 1890, la Secretaría de Obras Públicas y gobernación designarán, cada una, un empleado de sus respectivos ramos.

27. A los efectos del artículo 6 del Reglamento para la ejecución  del Real Decreto citado, el peticionario depositará cada mes y por adelantado en la oficina del estado que se designe oportunamente, las sumas necesarias para las indemnizaciones que correspondan a la comisión, según los reglamentos al efecto.

28. El peticionario queda sujeto a la observancia y disposiciones vigentes aplicadas a este caso en cuento a extremo de las mismas no se encuentre considerados  expresadamente en esta autorización y así mismo a proveer la planta en todas sus partes con las más modernas y aparatos de tipos de maquinaria y accesorios y reemplazar la maquinaria y  accesorios anticuados o gastados con otros modernos aparatos.

29. También queda obligado al cumplimiento de las que en lo sucedido se dicten autoridad completamente modificados, este permiso como lo exija la conveniencia pública, u ordenando cambios y mejoras en cualquier parte del sistema que, debido a nuevos adelantos, descubrimientos y métodos perfeccionados, se requiera para mejorar aquel.

30. Si en el término de un año, a contar desde esta fecha las instalaciones de referencia no se hallan en condiciones de funcionar con regularidad, quedará sin efecto este permiso.

 

Firmado por Charles E. Magoon. Gobernador Provisional y Manuel Sobrado. Secretario interino de Gobernación.

A finales del año 1907 se planteaba que el reconocimiento practicado en los postes para la red de la planta eléctrica con destino al alumbrado público reúnen las condiciones del caso.

 En marzo de 1908 se trató de dar forma al proyecto del alumbrado público, fijar el número de luces que al efecto deben contratarse, pero que el concejo en vista de la imposibilidad de acometer la obra con sus propios recursos, pues el presupuesto es insuficiente y conociendo las ventajas que ofrece la planta eléctrica por lo que ruega al  Gobernador Provincial un aumento del presupuesto para el alumbrado y otros para los gastos de instalación, a continuación se informó sobre el número de luces de que debe dotarse por ahora la población, que en total serían doscientas luces.

Ahora bien, el 12 de marzo del 1908, ya deseosos de dotar a la población del alumbrado que reclaman sus calles, plazas y paseos, para sacarla de la oscuridad en que se encuentra sumida desde su fundación y cuyos inconvenientes es la falta de recursos, que no permite ni siquiera el sostenimiento del servicio durante seis horas diarias en los pequeños parques.

Está previsto que en junio del 1908, Bayamo estará dotada de una planta eléctrica, y que dicho adelanto por el que tanto ha suspirado la población, será utilizado solo  por los vecinos acomodados y no por el público, por lo que solicitan al Gobierno de la República tres mil pesos anuales, a fin de atender al servicio de  alumbrado y solicita novecientos pesos más para cubrir las obligaciones que originan la instalación, pues resultaría bochornoso la existencia de una planta eléctrica y que sus calles, plazas y paseos permanecieran oscuras y privar al pueblo  de gozar de los beneficios del alumbrado. Y suplican comunicar la resolución, pues es  indispensable tenerla antes de terminar el presupuesto.

En sesión celebrada en el Ayuntamiento el 22 de junio continuaban solicitando el presupuesto, disminuir los gastos sanitarios  en el próximo año. Todas estas peticiones fueron denegadas.

El 10 de julio de 1908, se trató el tema alumbrado público y de la falta de recursos del municipio y de abordar un compromiso con el Sr. Luís Ángel Milanés Tamayo, representante de The Bayamo Company, dueño de la planta eléctrica de esta población para contratar el número de luces, doscientas, que existen instaladas en las distintas calles y plazas hasta la fecha y abundando en el mejor deseo de que este vecindario disfrute de los beneficios de dicha planta, y en entrevista con Milanés Tamayo para poder solucionar el problema, el mencionado Milanés se comprometió a servir ciento cinco luces de las doscientas instaladas, contándose entre estas las cincuentas que representan los cinco focos de la plaza de La Revolución, por un peso moneda oficial por luz, sin perjuicio de sí  y siendo obligatorio para la Corporación el pago adelantado del servicio.

El 31 de agosto de 1908, los síndicos primero y segundo Rafael Lavernia y Rafael Hechavarría y el concejal Enrique Catá, procedieron a formalizar con Luís Ángel Milanés, representante de The Bayamo Company, los contratos de las ciento veinticinco de que se compondrá por ahora el alumbrado público teniendo presente las bases que seguidamente se relacionan:

  1. Que el alumbrado no excederá de más de ciento veinte y cinco luces como que no bajará de este número.
  2. Que dichas luces se repartirán equitativamente a juicio de los concejales Hechavarría y Catá a quienes se nombran para este cometido en tanto lo permita el tendido acordado.
  3. Que los casos de irregularidades en el servicio del alumbrado que excedan más de tres días se tendrán en cuenta para exigir al contratista el descuento, a excepción de las que procedan de descargas eléctricas u otras causas que no dependan de la compañía ni este en las facultades de esta evitarlas.
  4. Que de intentar el Ayuntamiento el alumbrado en puntos donde no exista el tendido de la red serán de cuenta de este los gastos de instalación.
  5. Que en todo el mes de septiembre quede terminado el tendido correspondientes a aquellas calles que no lo tienen aún y que deban alumbrarse.
  6. Que la duración del contrato se entenderá por lo que hace a los diez meses del ejercicio en curso.
  7. Que Jesús Tablada, Delegado por el Ayuntamiento se entenderá con el representante de The Bayamo Company.

 

El 24 de diciembre de 1913 el Sr. R.G.Haines (Administrador), en representación de la Sociedad The Bayamo Company somete a consideración las proposiciones para el alumbrado público y privado de la ciudad, donde se plantea que el mismo debe tener una duración de cinco años, se dará corriente sin interrupción todas las noches hasta las 12 PM, salvo que una fuerza mayor lo impida, que The Bayamo Company se compromete a suministrar alumbrado público a particulares por los siguientes precios y condiciones: Por lámparas fijas de 16 bujías a $ 1.35. Se rebaja el 11%, si el importe es pagado adelantado en la oficina de la compañía dentro de los diez primeros días de cada mes, resultando el precio entonces de $ 1.20. Por lámparas de mayor potencia, se cobrarán 20 cts. Pot K.W, a los que se les suministre corriente por contadores.

Plantea además el firme convencimiento de que al estudiar este asunto tendrán en cuenta el poco negocio que se obtiene con la planta eléctrica, debido a que nuestra población resulta todavía pequeña en habitantes, así como en industria y comercio, y una gran mayoría no usa alumbrado por falta de recursos y por tal motivo no pueden contribuir al sostenimiento de una planta mayor, por tanto plantea que los precios serán aprobados sin discusión y que sienten gran satisfacción de contribuir en algo al engrandecimiento de esta histórica población.

Con fecha 17 de noviembre de 1915 el Sr. J.G. Haines, presidente de The Bayamo Company (aquí incluía la planta eléctrica y fábrica de hielo), respondiendo a  misiva enviada por  la Cámara Municipal, sobre conocer las condiciones en que la Compañía suministraría alumbrado público durante toda la noche informó lo siguiente:

The Bayamo Company se  comprometería con el Ayuntamiento a sostener o suministrar el alumbrado público durante doce horas, o desde que oscurece hasta que amanece, sin pasar nunca el límite aquel, siempre que se le contrate ese servicio durante un término no menor de cinco años y se le paguen los siguientes precios mensuales:

 

Por cada lámpara de 16 bujías estándar……..$ 1.30

Por cada lámpara de 32 bujías estándar……..$ 2.00

Por cada lámpara de 50 bujías estándar……..$ 2.75

Por cada lámpara de 100 bujías estándar……$ 4.50

Por cada lámpara de 400 bujías estándar……$ 12.00

 

Además el contrato notarial que se celebre deberá contener las condiciones siguientes:

  1. The Bayamo Company renovara por su cuenta los bombillos tan pronto lo demande su mal estado por el prolongado uso  o por haberse fundido, pero el Ayuntamiento deberá pagar a aquella el importe de todo bombillo que haya de ser sustituido por rotura u otra causa que obedezca a desordenes en la vía pública.
  2. La vigilancia de los bombillos del alumbrado público correrá a cargo de la policía, quien deberá notificar a la compañía cualquier desperfecto que notare para que sea arreglado en forma.
  3. El Ayuntamiento vendrá obligado a notificar The Bayamo Company seis meses antes del vencimiento del contrato su propósito de no renovarlo por otro término igual o mayor. Si no lo hiciera, se estimará implícitamente concedida dicha prorroga por otros cincos años.
  4. En caso de que ocurra esto último, The Bayamo Company, se obliga a rebajar en un diez por ciento los precios del alumbrado antes consignados en beneficio del Ayuntamiento.
  5. En caso de realizarse este contrato comenzará a regir el día primero de enero del próximo año de 1916, por el actual presupuesto, pero que para el próximo de 1916 a 1917 se consignará la suma de trescientos cincuenta pesos mensuales para este servicio.
  6. The Bayamo Company se compromete a colocar las noches de fiestas nacionales y de los Santos Reyes en los lugares que se le designen por el Ejecutivo Municipal, bombillos de mayor potencia lumínica que las noches ordinarias y dar el fluido sin cobrar exceso de consumo.

Se hace imprescindible realizar un breve panorama de la situación económica y social de Bayamo  en este período (1915). Nuestra ciudad  era netamente agrícola con pocas industrias y un crecimiento poblacional extraordinario de 72 612 habitantes, con un crecimiento de un 124 % en relación con el periodo de 1915; fenómeno que se hizo notable en algunas zonas rurales como fueron  Julia, Guamo, Cayamas y Cauto Embarcadero, sin embargo en la década del 30 se produjo un salto demográfico superior en las zonas de: El Dátil, Bueycito, Guisa, El Horno, Veguita y Arroyo Blanco.

Ante tal densidad demográfica no existía una respuesta económica e industrial que asegurase el empleo, esta crítica situación económica era correspondiente con la agudización de los problemas sociales, pues el desempleo presente desde principio de la república, aumentó su dimensión en la década del 30, donde además el índice de analfabetismo era inmenso y ello limitaba las posibilidades laborales en las pocas industrias del territorio. El servicio eléctrico llegaba al 25.5% de las casas y el resto solo dependía de luz brillante y acetileno, complicaba la situación que el servicio de abasto de agua era insuficiente.

 En información encontrada en las publicaciones periódicas revisadas encontramos que en un periódico de la época: “La Regeneración” salió el siguiente eslogan” Agua, luz y buen hospital es lo que queremos” expresión que constituía una muestra de que las necesidades básicas de la población no estaban satisfechas.

El contrato del alumbrado eléctrico seguía en manos de la empresa norteamericana The Bayamo Company, administrada por Rislay G. Haines. Prestaba el servicio por 6 horas en la noche y cobraba a 18 cts. el KW. En un balance que el Ayuntamiento realizó y que consta en las Actas del Ayuntamiento atesoradas, se puso en evidencia que esta Compañía tenía una ganancia superior a los $ 8 500.00 anuales. Para sufragar el alumbrado público, la Alcaldía pagaba $650.00, cifra que en 1919 se elevó a $ 750.00.

En julio de 1916 debía renovarse el contrato de la Compañía norteamericana. Desde el mes de enero, aparecieron en escena otros competidores como José Sabater, asociado con Pablo Roget, quienes presentaron la halagadora propuesta de montar una planta potente que diera servicio de luz durante 12 horas. En febrero hizo igual propuesta Leopoldo Núñez Camiz. Por su parte The Bayamo Company propuso las mismas condiciones y que, además, bajaría a 6 cts. el KW. De esta manera Haines ganó la subasta con lo que prolongó sus servicios por 5 años.

En agosto de 1918 Carmelo Arbella obtuvo un contrato para el alumbrado de Veguita y en junio de 1919 se le otorgó otro a Joaquín Tornés Fonseca para el poblado de Julia. Cada una de estas plantas tenía anexa una fábrica de hielo.

A consecuencia del crac bancario de 1920 de  The Bayamo Company tuvo que retirarse del negocio eléctrico. La planta pasó a manos del empresario Lorenzo Elgarreta, quien le agregó nuevos motores y amplio el servicio a otros barrios. Pero a pesar de la crisis económica, cobraba a 25 cts. el KW. Por supuesto, el pueblo trabajador no podía disfrutar de este servicio, porque carecía de dinero para pagarlo.

Habiendo sido adjudicada a The Bayamo Company, el servicio de alumbrado público de las calles de la ciudad, a contar desde el día 1 de Julio de 1916 a 30 de Junio de 1917, debió prestar fianza por la suma  de $ 1000.00 moneda de los Estados Unidos de América (E.U.A),  a favor del Ayuntamiento de Bayamo, Oriente. La Compañía Cubana de Fianzas, realizó el préstamo para garantizar a   The Bayamo Company, el cumplimiento del servicio del alumbrado público en las calles de Bayamo.

El Señor Francisco Diego Madrazo fue el primero en comprar a The Bayamo Company, pidió permiso para ampliar su Planta Eléctrica en Manzanillo,  a los pueblos de Yara, Veguita, Calicito, Campechuela y Niquero, en la Provincia de Oriente, atendiendo a que con sujeción a los trámites legales se han llenado los requisitos del cabo, e informados favorablemente por los centros competentes: A propuesta del Secretario de Obras Públicas. En el Fondo Ayuntamiento Municipal Neocolonia Leg.86 Exp: 2757, 2767 aparece un autorizo a favor de dicho Señor para que una vez que haya obtenido de los Ayuntamientos respectivos los permisos, haga las instalaciones mencionadas en su referida instancia, con sujeción a la memoria que acompaña y a las condiciones siguientes:

  1. Las líneas de transmisión entre Manzanillo, Yara, Veguitas, Calicito, Campechuela y Niquero se colocaran sobre aisladores de gran superficie , en postería recia, a una altura no menor de 8 metros sobre la rasante del terreno y la postería se colocará a distancia no menor de 10 metros de los ejes de carreteras y caminos vecinos de su recorrido.
  2. Es atendido que en el caso de que en tiempo futuro sean convertidos estos caminos vecinales por parte de ellos en carreteras el peticionario estará obligado a reajustar la alineación de su postería con sujeción a las que se adopten para estas carreteras, sin derecho a indemnización alguna.
  3. Ni durante el tiempo que se hagan las instalaciones, ni en lo sucesivo, en ampliaciones o reparaciones, se utilizarán los árboles de las carreteras para operaciones de ningún género, quedando sometido a cuanto en ese sentido previenen ordenanzas de carretera.
  4. Los materiales que el peticionario aporta para sus trabajos podrán ser depositados en los paseos de la carretera por el tiempo indispensable y sin que ello interrumpa el tránsito público.
  5. En general las instalaciones de los pueblos se ejecutarán en todas sus partes a las condiciones dictadas en la autorización otorgada al peticionario para la explotación de la Planta Eléctrica de Manzanillo.
  6. En los lugares que ofrezcan duda, tanto en la carretera como en las zonas colaterales, el Ingeniero Jefe del Distrito resolverá lo que haya lugar.
  7. Este permiso se concede sin prejuicio de tercero y dejando a salvo el derecho de propiedad.
  8. Para la inspección de los trabajos y examen de las obras que previenen el R.D de 14 de marzo de 1890, las Secretarías de Obras Públicas y Gobernación designarán cada una un empleado de sus respectivos ramos.
  9. A los efectos del Artículo 6 del Reglamento para la ejecución del R.D citado, el peticionario depositará por adelantado la cantidad necesaria para las indemnizaciones que correspondan al comisionado de Obras Públicas.
  10.  Este permiso caducará si por cualquier motivo el propietario deja de cumplir alguna de sus prescripciones u otras que se dictaren en el futuro. Igualmente caducará si en el término de un año a contar desde esta fecha las instalaciones de funcionar con regularidad.

 Dado en el Palacio Presidencial en La Habana a 22 de Noviembre de 1915. Firmado por Mario García Menocal (Presidente).

En el Decreto 1492 en Juicio Ejecutivo establecido por la Madrazo Eléctrica S.A  contra The Bayamo Company en el Juzgado de Instrucción de Manzanillo, Provincia Oriente, en auto del Juez Señor Nicolás Martín Tizol, de 17 de Enero de 1922 le fue adjudicada en subasta pública a la Madrazo Eléctrica S.A, entre otros bienes, la Planta Eléctrica en Bayamo con los derechos y acciones inherentes a la misma.

Existen varias escrituras donde se toman notas de lo que pasó en ese tiempo, entre las escrituras se tienen el número 258 y 360:

Por Escritura No. 258 de 14 de Diciembre de1922 ante el Notario de esta capital Dr. José Antonio Dawling, la Sociedad Anónima Madrazo Eléctrica, vende, cede y traspasa al Señor Lorenzo Elgarreta y Alberto, entre otros bienes, la Planta Eléctrica en Bayamo con los derechos y acciones inherentes a la misma.

Por Escritura No. 360 de 29 de Febrero de 1924, ante el Notario de esta capital Dr. Mario Recio y Forns, el Señor Lorenzo Elgarreta y Alberto, cede, vende y traspasa a la Sociedad Anónima Compañía Eléctrica de Oriente, entre otros bienes, la citada Planta Eléctrica en Bayamo con los derechos y acciones inherentes a la misma.

Considerando que los diversos traspasos están debidamente acreditados y se han hecho conforme a derecho, a propuesta del Secretario de Comunicaciones.

Reconocer a favor de la Compañía Eléctrica de Oriente los derechos y acciones, adquiridos por esta sobre la Planta Eléctrica en Bayamo, Provincia de Oriente, autorizada por Decreto No. 684 de 18 de Junio de 1907, al Señor Philip Windsor quedando subrogada en esta Compañía el estricto cumplimiento de las condiciones contenidas en el citado Decreto.

Dado en el Palacio de la Presidencia de 15 de Septiembre de 1926. Firmado por Gerardo Machado (Presidente).

Censo de Metros Contadores y Lámparas Eléctricas de la ciudad de Bayamo.

En el transcurso de haber realizado el trabajo, la Compañía Cubana de Electricidad hizo varios cambios de Metros Contadores por lo cual no vendrían algunos nombres de personas con los números de Metro Contadores que le presta el servicio.

Para la buena administración del Municipio, debe pedir a la Compañía Cubana de Electricidad pase a un escrito a esa administración de los cambios de Metros Contadores efectuados, así como en lo sucesivo de las bajas y altas que hubiere en el mes.

Por contrato efectuado con el Municipio el 23 de Febrero de 1933, La Compañía Cubana de Electricidad se comprometió a dar un servicio de alumbrado público, correspondiente a 15.455W, equivalente a 298.2 lámparas de 25W y 50 lámparas de 100W, correspondiendo el resto de los W, para la casa de Administración Municipal y Jefatura de Policía.

Después de que se  realizó el censo, la Administración Municipal y Jefatura de Policía consumieron 90K.H mensual que corresponden a 3.000W diarios y habiendo solamente 215 lámparas de 25W y 50lámparas de 100W que corresponden a 10.375W diarios, se dedujo de todo esto que faltaron en la ciudad de Bayamo 83.2 lámparas eléctricas de 25W para dar el servicio estipulado en el contrato.

Habiendo hecho la comprobación por el sistema A.E.G de la calibración de algunos Metros Contadores, se ha comprobado que la mayoría de ellos están calibrados a 700, 800 y 900W con un 2 % de lo normal, debiendo estar calibrados a 1.000W con un 2 % de lo normal.

Ramón Conroy, a nombre de la Compañía Cubana de Electricidad, según acredita con testimonio de las Escrituras No. 105 de 12 de Mayo de 1930 ante Baldomero Grau y No. 2 de 27 de Febrero de 1934 ante Ramón Zaydín, y certificación del Registro Central de Compañías.

La Audiencia de Oriente en Contencioso – Administrativo No. 327 de 1937, se dispuso en su fallo la procedencia legal de la reclamación que hace la parte demandante, Compañía Cubana de Electricidad, citada, para que se le conozca y pague cada uno de los créditos que figuraron en los estados de adeudos del Término Municipal de Bayamo, correspondientes a los ejercicios económicos de 1933-1934 y de 1934-1935, por alumbrado público, comprendiendo Veguitas, en cuanto a esos servicios; incluyéndose en esos créditos la cantidad de $ 4026.53 por Bayamo, y 1 mil 330 por Veguitas, es decir, por los respectivos servicios prestados por la Compañía  demandante, ordenándose el pago de esos adeudos en la forma y oportunidades legales correspondientes.

Notificación a la Compañía Cubana de Electricidad, del acuerdo primero, aprobado en la sesión del día 27 de mayo de 1949.

Visto el informe que con esta fecha rinden los señores José Ángel y Francisco Prado Urquiza en su carácter de miembros de la Comisión designada mediante el acuerdo segundo de la sesión extraordinaria celebrada por este organismo el día 30 de septiembre de 1946, que dispuso, entre otras medidas, que la comisión de referencia se entrevistara con los representantes de la Compañía Cubana de Electricidad y tratara con ellos sobre las cantidades que indebidamente ha venido cobrando dicha empresa a este Municipio por el concepto de alumbrado público de esta ciudad y dependencias municipales, así como por la fuerza motriz para el Acueducto, con violación de la tarifa establecida por el Decreto – Ley número 2974 de fecha 6 de Diciembre de 1933; y dada cuenta con la moción del Concejal señor José Ángel Aguilar, fechada en 8 de Junio de 1945, que trata sobre los mismos particulares que el informe citado, en votación nominal, por unanimidad y con el carácter de inmediata ejecución, se acuerda:

Primero: Que por el señor Alcalde Municipal se notifique a la Compañía Cubana de Electricidad, en forma legal, para que en el término de 30 días hábiles se preste a liquidar y reintegrar al Tesoro Municipal lo indebidamente cobrado al Municipio por el servicio de alumbrado público y suministro de fuerza motriz al Acueducto, durante el período comprendido entre el 6 de diciembre de 1933 y el día de hoy.

Segundo: Que por el señor Alcalde Municipal se haga saber igualmente a la citada Compañía, que a partir de esta fecha no se ordenará pago alguno a la misma por el servicio de alumbrado público y suministro de fuerza motriz al Acueducto, hasta tanto no se practique la liquidación y reintegro de lo indebidamente cobrado y se formalice de nuevo contrato para el servicio expresado.

Tercero: Que se amplíe el servicio de alumbrado público en la medida que fuere necesario, en las calles de la ciudad  y repartos, a cuyo efecto el señor Alcalde dispondrá que por los empleados de la Administración que estime conveniente, se proceda a comprobar las necesidades de esta ampliación y los lugares donde deban instalarse las nuevas luces, informándolo a la Compañía para la extensión de las líneas que fueren necesarias; y a esta Cámara para incluir su importe en el nuevo presupuesto.

Cuarto: Se autoriza al Señor Alcalde Municipal para que a nombre del municipio Bayamo, caso que la Compañía no se preste  a reembolsar las cantidades indebidamente cobradas al mismo, para que establezca ante los Tribunales competentes la reclamación de dichas cantidades mediante el juicio que proceda de acuerdo a su cuantía, el que deberá continuar por todos sus trámites hasta su terminación, para cuyo efecto se le autoriza igualmente para otorgar poderes para pleitos a favor de los abogados y procuradores que estime convenientes, con cuantas facultades sean necesarias;: y se le autoriza también de manera expresa para que transe dicha cuestión con la expresada Compañía, en forma que estime más conveniente a los intereses del Municipio, y para celebrar en este caso nuevo contrato con la citada empresa, otorgando a ese efecto los documentos públicos o privados que fueren necesarios.

Y habiéndose adoptado, el presente acuerdo con el carácter de inmediata ejecución expresado, se redactó, leyó y aprobó la correspondiente minuta.

CONCLUSIONES

  1.  Los documentos testimonian los entresijos legales  y especulaciones financieras que desconocían las necesidades de los habitantes de la ciudad, argumentos que explican la historia de lucha de los bayameses contra la Compañía Cubana de Electricidad en la ciudad de Bayamo.
  2. En los fondos del Archivo Histórico Provincial “José Manuel Carbonell Alard” existen varios documentos que demuestran que la ciudad de Bayamo fue una de las localidades favorecidas con  el servicio eléctrico, pero también donde se revelan con intensidad conflictos sociales.
  3. Luego de la aplicación de los métodos de investigación aplicados dígase: el histórico-lógico para conocer la trayectoria real del fenómeno analizado y la revisión bibliográfica para la obtención de datos, los autores hemos logrado recopilar información que demuestra,  el nacimiento del alumbrado público en Bayamo, los inconvenientes que surgieron, las expectativas que generó en el período de 1907 a 1933, además de los beneficios que trajo para esta precaria ciudad de inicios del siglo XX.
  4. Los documentos originales que atesoramos en los fondos documentales mencionados anteriormente recogen información sobre la evolución tecnológica del alumbrado eléctrico en Bayamo, lo que permite compararlo con otras regiones del país y determinar el desarrollo urbano en el período de 1907 a 1933.
  5.  Enriquecer la memoria histórica documental de la Empresa Eléctrica de la ciudad de Bayamo.

BIBLIOGRAFÍA

Archivo Histórico de Bayamo. Fondo: Gobierno Municipal Neocolonia.

Leg.86. Exp: 2757, 2767, 2768, 2769,

Leg.87. Exp: 2802, 2840, 2841, 2846,

Leg.90. Exp: 2991

Leg.93. Exp: 3094

Leg.133. Exp: 5518 y 5519

Leg. 135. Exp: 5590, 5603, 5604

Leg.  136. Exp: 5630

Leg. 141. Exp: 5715

Leg. 164. Exp: 6210

Carbonell Alard, José. Estampas de Bayamo. Editorial: Oriente, Santiago de Cuba, 1982.

Gaceta Oficial de junio de 1907.

 

Fondo Especial. Mapoteca. Plano de la Planta Eléctrica de Bayamo de 1927.

Libros de Actas Capitulares 12, 14, 15 y 16 (años de 1907 al 1915).

Naranjo Tamayo, Aldo Daniel. Panorama de la República en Bayamo (1898 - 1925). Editorial: Bayamo (2007).

Naranjo Tamayo, Aldo Daniel. Panorama de la República en Bayamo (1925-1952). Editorial: Bayamo (2007).

Leyenda: Expediente (Exp).

                   Legajo (Leg).

Por favor regístrese o haga login para añadir sus comentarios a este artículo.
Buscar
396408
HoyHoy102
AyerAyer260
Esta SemanaEsta Semana732
Este MesEste Mes2624
Todos los DíasTodos los Días396408
Día más Visitas 12-01-2017:421
US
Formulario de Acceso

Artículos Relacionados